Questions? Feedback? powered by Olark live chat software AdvertisingJennifer Love Hewitt Wallpapers

Etiquetas

Afganistan (1) Albania (2) ALCO (27) Alemania (10) Argelia (6) Argentina (174) Armenia (9) Australia (1) Austria (2) Ayurveda (21) Banblagesh (2) Belgica (5) Bermuda (1) Bielorusia (1) Bolivia (27) Bosnia- Herzegovina (2) Brasil (12) Bulgaria (5) Canada (1) Cerveza (92) Chile (237) Chilenos Cocinando a la Chilena (14) China (22) Chipre (14) Colombia (14) Comidas Típicas Criollas (36) Corea (8) Croacia (1) Cuba (21) De re coquinaria (16) Detox (5) Dinamarca (5) Dulce de Leche (4) Ecuador (12) Egipto (8) El libro de mi casa (11) El Salvador (5) Escandinavia (3) Escocia (1) Eslovaquia (2) España (88) Estados Unidos (36) Etiopia (5) Fibromialgia (54) Filipinas (1) Finlandia (6) Fotosecuencia (44) Francia (16) Georgia (2) Germinados - Brotes (3) Grecia (63) Groenlandia (1) Grupo sanguíneo y dieta (12) Guatemala (5) Guia Cerveza (8) Guyana (2) Haití (2) Hawaii (1) Honduras (2) Hong Kong (2) Hungría (1) India (11) Inglaterra (13) Irak (4) Iran (6) Irlanda (1) Islas Cayman y Antillas Menores (2) Islas Fiji (1) Israel (7) Italia (63) Jamaica (1) Japon (40) Jean Seignalet (3) Jordania (4) Judia (17) Juegos de Tronos (6) Korea (1) Las hicimos (245) Letonia (1) Libano (11) Líbano (2) Libia (2) Libro "Frigorifico La Negra" (1) Liechtenstein (3) Lituania (2) Macuxi (2) Magreb (6) Mapuche (14) Marruecos (6) Mexico (25) Mi Birra (1) Nepal (1) Nicaragua (3) Noruega (2) Notas (1021) Paises Bajos (1) Países Balcanicos (1) Pakistan (4) Palestina (11) Panama (3) Panificacion Teoria (17) Paraguay (26) Peru (32) Pizza (2) Placas (150) Polonia (3) Puerto Rico (1) Quijote (13) Rapa Nui (1) Recetas (1553) Reino Unido (15) Rejuvelac (3) Republica Checa (1) República Checa (1) Republica Dominicana (2) Rumania (2) Rumanía (1) Rusia (18) Serbia (2) Sin TACC (46) Siria (11) Sudafrica (1) Suecia (4) Suiza (1) Sumerios (2) Tailandia (1) Taiwan (2) Tibet (2) Tunez (8) Turquia (25) Ucrania (4) Uruguay (8) Vegano (146) Venezuela (16) Video (19) Vietnam (2) Vitamina B12 (5)

Buscar este blog

jueves, 7 de julio de 2016

La falsa cocina de Leonardo Da Vinci

Todos sabemos que la historia está llena de mentiras o de interpretaciones tergiversadas, que más o menos es lo mismo.
El libro “Notas de Cocina de Leonardo da Vinci”, casi un dogma en ciertas escuelas de cocina del que, según la editorial Temas de Hoy (Planeta), se llevan vendidos 75.000 ejemplares, seria un caso claro de todo esto.
El supuesto manuscrito original de Da Vinci que se denominó “Codex Romanoff” no está en el museo de l´Hermitage (Leningrado) como algunos piensan ni en poder de los herederos del genio renacentista. No está porque no existe. Hablamos de un libro imaginado cuyo contenido es completamente falso.
Por el año 1998 el “Leonardo´s kitchen note books” había tenido una magnífica acogida en Inglaterra. El libro lo había escrito una pareja de historiadores, Shelagh y Jonathan Routh, sin otra intención que divertir a sus lectores.
Tan claro había sido su propósito que en Londres se presentó a la prensa el día de los inocentes, “The fool´s day”, el 1 de abril.
En 1999 se decide acometer la edición española y se retiran dos trampas de bulto que los autores habían introducido. Dos ingredientes como las alubias y el maíz,  productos americanos que a principios del XVI eran desconocidos en Europa. En cambio, se respetaron los dibujos originales como el de la máquina de pelar patatas, artefacto absurdo porque tampoco estos tubérculos habían llegado al puerto de Sevilla.
Es cierto que Leonardo era un cocinilla declarado, y es verdad que tuvo una taberna en Florencia a medias con su amigo Sandro Boticelli. Negocio que cerraron por falta de clientela. Sin embargo, ni inventó el sacacorchos para zurdos, ni las máquinas para cortar fiambres, ni un gramófono para filetear la carne, ni tampoco el tenedor, utensilio que ya se usaba en Constantinopla en el siglo XI. Nada de esas cosas que se le atribuyen por culpa de esta obra. Si alguien está interesado en profundizar en su figura que se busque otras fuentes. El libro de marras es fantasía pura.
Sin embargo, el error se agiganta. pues en una reseña en el Diario de Noticias digital (www.diariodegastronomia.com) del 10/7/ 2011 en la que se aseguraba con desparpajo que Leonardo podría haber escrito el Codex Romanoff entre 1481 y 1500.



Hemos elegido algunos dibujos, realmente originales de Leonardo, con unas interpretaciones realmente jocosas y que sorprende cuanto menos, al ver cómo este espúreo Códice Romanoff es aceptado como auténtico a pesar de sus disparatadas barbaridades.


Texto original del Códice: Uno de los primeros diseños de Leonardo para transformar Lasaña en Espaguetis. La lasaña en esa época era una sustancia espesa y muy dura y Leonardo pensó que, antes de mojarla para luego amasarla y hacerla más fina y delgada, era preferible estirarla para conseguir el mismo efecto. Pero cuando hizo construir su máquina, esta teoría resultó completamente irrealizable, porque la lasaña se partía en cuanto la sometían a tensión.
Realidad: Simplemente es un torno para flexar vigas de madera
Comentario: No se tiene ninguna constancia de haber sido fabricada jamás ni de que funcionara.




Texto original del Códice: El ingenio para eliminar las ranas de los barriles de agua de beber de Leonardo. Cuando la rana saltaba sobre el cebo de la trampa, un martillo la golpeaba en la cabeza y continuaba asestando golpes hasta que la rana quedaba inconsciente.
Realidad: Es un diseño de Leonardo para fabricar limas. La lámina metálica sobre el tablero era sometida a una serie de golpes con un martillo afilado, afín de crear irregularidades sobre el cuerpo de la lima. El mecanismo se acciona con un torno y el contrapeso proporciona un impacto más fuerte.
Comentario: No se tiene ninguna constancia de haber sido fabricada jamás ni de que funcionara.




Texto original del Códice: El accesorio de la “pala mezcladora” de Leonardo estaba diseñado para ser accionado por un mecanismo de ruedas dentadas y manivelas de mano y para sustituir a la mano y al mortero tradicionalmente usados con múltiples propósitos. Aunque en vida de Leonardo éste tuvo dificultades para encontrar algo a lo que pudiera acoplarlo. Melzi deja constancia de que, treinta años después de su muerte, un ingenio muy similar a esta máquina estaba en funcionamiento en la principal fábrica de salchichas de Munich.
Realidad: Es el famoso diseño del “helicóptero” de Leonardo.
Comentario: Este diseño no deja de ser un simple dibujo que muestra el interés de Leonardo por el vuelo pero que no aporta nada especial a la Ciencia salvo su imaginación.




Texto original del Códice: La picadora de vacas gigante de Leonardo. Uno de los diseños similar a los de la Windsor Collection en Inglaterra, copiado por el discípulo de Leonardo, Francesco Melzi, del original de su maestro, que estaba en el Palacio Real de Turín, y que ahora ha sido trasladado a la Biblioteca Trivulziana de Milán.
Realidad: El dibujo original de Leonardo sostenía un cañón gigante y ha sido sustituido por una “vaca gigante”.
Comentario: Un absoluto disparate con unas explicaciones falsas pero con un tono de verosimilitud que consiguen engañar al lector.




Texto original del Códice: La batidora gigante de Leonardo tenía la desventaja de operarse desde el interior y el desventurado operario corría el constante peligro de ahogarse en la crema o lo que fuera que se estuviera batiendo.
Realidad: Es uno de los múltiples diseños de las “imposibles” máquinas voladoras de Leonardo. El operario intenta hacer batir las aspas en un vano intento por reproducir el movimiento de las alas de las aves
Comentario: Convertir una máquina de vuelo en una batidora donde el operario está dentro de la crema es el colmo del disparate. Increíblemente, hay personas que lo creen posible.




Texto original del Códice: El diseño de Leonardo de un cortador de berros gigante fue fabricado más adelante en su taller en el palacio Sforza de Milán, pero durante la demostración en los campos de berros cercanos al palacio, se desmandó y mató a 16 servidores de las cocinas y a 3 jardineros. Posteriormente Ludovico lo utilizó con muy buenos resultados contra las tropas invasoras francesas.
Realidad: Es una máquina de guerra ideada por Leonardo, nada de cortadora de berros.
Comentario: No hay constancia histórica de que dicha máquina haya sido construida jamás. Es tan solo un dibujo sobre el papel, como tantos otros “inventos” de Leonardo.

Los modales en la mesa, según Leonardo Da Vinci
Éstos son hábitos indecorosos que un invitado a la mesa de mi señor no debe cultivar (y baso esta relación en mis observaciones de aquellos que frecuentaron la mesa de mi señor durante el pasado año)
  1. Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado.Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa. Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento. 
  2. No debe poner la cabeza sobre el plato para comer. No ha de tomar comida del plato de su vecino de mesa a menos que antes haya pedido su consentimiento. 
  3. No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo. 
  4. No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa. 
  5. Ni utilizar su cuchillo para hacer dibujos sobre la mesa. 
  6. No ha de limpiar su armadura en la mesa. 
  7. No ha de tomar la comida de la mesa y ponerlo en su bolso o faltriquera para comerla más tarde. 
  8. No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa mismo fuente.No ha de escupir frente a él.Ni tampoco de lado. 
  9. No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa. 
  10. No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos. 
  11. No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles. 
  12. No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está conversando. 
  13. No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así se lo pida). 
  14. No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa.Ni tampoco serpientes ni escarabajos. 
  15. No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera). 
  16. No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama. 
  17. No ha de conspirar en la mesa (a menos que lo haga con mi señor). 
  18. No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos.Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa. 
  19. No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia). 
  20. Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.





De la manera correcta de sentar a un asesino a la mesa
Si hay un asesinato planeado para la comida, entonces lo más decoroso es que el asesino tome asiento junto a aquel que será el objeto de su arte (y que se sitúe a la izquierda o a la derecha de esa persona dependerá del método del asesino), pues de esta forma no interrumpirá tanto la conversación si la realización de este hecho se limita a una zona pequeña . En verdad, la fama de Ambroglio Descarte, el principal asesino de mi señor Cesare Borgia, se debe en gran medida a su habilidad para realizar su tarea sin que lo advierta ninguno de los comensales y, menos aún, que sean importunados por sus acciones. Después de que el cadáver (y las manchas de sangre, de haberlas) haya sido retirado por los servidores, es costumbre que el asesino también se retire de la mesa, pues su presencia en ocasiones puede perturbar las digestiones de las personas que se encuentren sentadas a su lado y en este punto un buen anfitrión tendrá siempre un nuevo invitado, quien habrá esperado fuera, dispuesto a sentarse a la mesa en este momento...
Recetas:

El pan y la carne I: 
Me he puesto a pensar en tomar un trozo de pan y colocarlo entre dos pedazos de carne, mas ¿cómo deberé llamar este plato?. 
El pan y la carne II: 
¿Y si dispusiera la carne entre dos trozos de pan?. 
El pan y la carne III: 
(…) La rebanada de carrillo de buey deberá ir entre sendos pedazos de pan y no al revés. Será un plato como no se ha visto nunca antes en la mesa de mi señor Ludovico Sforza. Ciertamente, se podría disponer toda suerte de cosas entre los panes: ubres, testículos, orejas, rabos, hígados. Los comensales no podrán observar el contenido al entrarle con sus cuchillos. Lo llamaré, por esta razón, pan con sorpresa”. 
Pastillas de vaca: 
El método de los priores de San Angelo, que toman pastillas en Cuaresma, y las emplean también para restaurar las fuerzas de sus compañeros, es como sigue: Reducen tres vacas a una esencia, lo cual hacen cociéndiolas y luego poniendo las carnes que quedan en el puchero tras pasarlas por sus prensas y rodillos hasta que obtienen una sustancia sólida que no pesa más de 400 escrúpulos ( 340 grs.). Esto lo colocan luego en un pequeño caldero que contiene 6 (de la medilla que llaman ellos) etti (0,5 kgs.) de fino azúcar siciliano (de caña) hecho por su boticario. Y luego hierven esto junto hasta que espesa, se reduce de tamaño y se transforma en esencia. A continuación llevan el caldero al lugar más alto del priorato y con una cuchara de madera lo arrojan gota a gota sobre una plancha de mármol colocada en el suelo bajo ellos, y allí se forman las pastillas. Estas son las que toman en Cuaresma, y que también emplean para restaurar fuerzas de sus campaneros. Y me han dicho que en una de estas pastillas hay sustancias nutritivas en cantidad suficiente para que una persona pueda sobrevivir por tres días sin tomar ningún otro alimento sino únicamente agua. Ahora estoy resuelto a preguntar al prior si acaso podría también reducir seis ovejas para hacer una pastilla de oveja, y seis cerdos para hacer una pastilla de cerdo, y las patas de doscientas ranas para hacer una pastilla de rana. Estoy pensando en la soldadesca de mi señor Ludovico y en el beneficio que podrían obtener con esto, ya que no habría que cargar con vacas y cerdos en su comitiva cuando fueran de marcha. 




http://blogs.elpais.com/gastronotas-de-capel/2011/09/la-falsa-cocina-de-leonardo-da-vinci.html
de José Carlos Capel. Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.
Publicar un comentario
BlogBooker

Turn your Blog into a PDF Book/Archive.


BlogBooker