Questions? Feedback? powered by Olark live chat software AdvertisingJennifer Love Hewitt Wallpapers

Etiquetas

Afganistan (1) Albania (2) ALCO (27) Alemania (9) Argelia (6) Argentina (166) Armenia (7) Australia (1) Austria (2) Ayurveda (21) Banblagesh (2) Belgica (5) Bermuda (1) Bielorusia (1) Bolivia (15) Bosnia- Herzegovina (2) Brasil (11) Bulgaria (5) Canada (1) Cerveza (92) Chile (235) Chilenos Cocinando a la Chilena (14) China (21) Chipre (12) Colombia (14) Comidas Típicas Criollas (36) Corea (8) Croacia (1) Cuba (21) De re coquinaria (16) Detox (5) Dinamarca (5) Dulce de Leche (4) Ecuador (12) Egipto (8) El libro de mi casa (12) El Salvador (5) Escandinavia (3) Escocia (1) Eslovaquia (2) España (84) Estados Unidos (35) Etiopia (5) Fibromialgia (54) Filipinas (1) Finlandia (6) Fotosecuencia (42) Francia (15) Germinados - Brotes (3) Grecia (61) Groenlandia (1) Grupo sanguíneo y dieta (12) Guatemala (5) Guia Cerveza (8) Guyana (2) Haití (2) Hawaii (1) Honduras (2) Hong Kong (2) Hungría (1) India (10) Inglaterra (13) Irak (4) Iran (6) Irlanda (1) Islas Cayman y Antillas Menores (2) Islas Fiji (1) Israel (6) Italia (62) Jamaica (1) Japon (40) Jean Seignalet (3) Jordania (4) Judia (17) Juegos de Tronos (6) Korea (1) Las hicimos (246) Letonia (1) Libano (10) Líbano (2) Libia (2) Libro "Frigorifico La Negra" (1) Liechtenstein (3) Lituania (2) Macuxi (2) Magreb (6) Mapuche (13) Marruecos (6) Mexico (24) Mi Birra (1) Nepal (1) Nicaragua (3) Noruega (2) Notas (1000) Paises Bajos (1) Países Balcanicos (1) Pakistan (4) Palestina (11) Panama (3) Panificacion Teoria (17) Paraguay (26) Peru (32) Pizza (2) Placas (148) Polonia (3) Puerto Rico (1) Quijote (13) Rapa Nui (1) Recetas (1524) Reino Unido (15) Rejuvelac (3) Republica Checa (1) República Checa (1) Republica Dominicana (2) Rumania (2) Rumanía (1) Rusia (16) Serbia (2) Sin TACC (44) Siria (10) Sudafrica (1) Suecia (4) Suiza (1) Sumerios (2) Tailandia (1) Taiwan (2) Tibet (2) Tunez (8) Turquia (23) Ucrania (4) Uruguay (8) Vegano (146) Venezuela (16) VER (2) Video (19) Vietnam (2) Vitamina B12 (5)

Buscar este blog

lunes, 2 de enero de 2017

Cerveza: Fermentacion primaria, secundaria, choque frio, clarificado, priming, carbonatación, y madurado


Muchos novatos en la fabricacion de cerveza tienen dudas al respecto de estos conceptos, sobre si son necesarios o recomendables, y en caso de llevarlos a cabo, como, durante cuanto tiempo y a que temperaturas. Todos queremos clavar los pasos con nuestras birras, y a veces, por querer hacer lo mejor, llegamos a equivocarnos si no entendemos del todo cada fase.

Así que antes de aplicar lo que leas o lo que te digan por ahí a pies juntillas, como una receta cerrada que no se puede modificar, lo mejor es que entiendas PARA QUE y COMO se hace cada uno de ellos, y así decidas que quieres hacer con tu birra y sepas por que lo haces. Vamos a ello:

Fermentación primaria

La fermentación primaria es una fase de actividad de la levadura (vamos, la levadura esta activa, consumiendo fermentables y transformándolos en subproductos, CO2 y etanol), por ello es evidente que la temperatura ha de ser la adecuada para el trabajo de la cepa que este usando.

Si elaboras Ale, controlas la temperatura para que sea adecuada las 24h del día, inoculas con la cantidad de levadura necesaria, esta está bien activa y es proveniente de un estarter sano y activo, vas a ver que la fermentación va muy pero que muy rápido.

Una birra de densidad media (DO < 1065) puede estar fermentada en tan solo 4 o 5 días. ¿Pero esta por ello la birra lista y la fermentación primaria terminada? Yo diria, categoricamente, que no.

Y ¿Por que?, te estarás preguntando. La levadura genera muchos subproductos aromático que no son deseables. No hablo ya de sabores y aromas tan categóricos como fuseles o esteres exagerados de fermentaciones calientes, ni los temidos acetaldehido, diacetilo… etc …con la clásica angustia obsesiva de cervecero casero de si la fermentación ha sido anómala porque hemos cometido algún error o directamente, esta se ha contaminado en algún momento.

No me refiero a eso. Hablo de compuestos que se acabarán llendo de la birra, y que no la echarán a perder ni provienen de contaminación ni fermentación anómala, pero que están presentes en la birra recián fermentada, y no son deseables. Para creerme no tienes más que ir probando tu cerveza a lo largo del proceso para ver como cambia. De ahí el termino “cerveza verde”, por cierto. Una birra que aunque fermentada, aún tiene matices no agradables o impropios del estilo que desaparecerán con el tiempo, aromas que se producen durante la fermentación y que luego desaparecen.

¿Y sabes quien va a eliminar esos elementos en el 90% de los casos? ¡Exacto! la propia levadura.

Por ello muchos lo que hacemos es alargar el tiempo de contacto entre el grueso de la levadura y la birra verde, manteniendo una temperatura de fermentación adecuada. Así la levadura, que ya ha consumido casi todos los fermentables sencillos, sigue activa y comienza a eliminar algunos de esos subproductos, limpiando el perfil de sabor y aroma de la birra. De ahí la expresión “limpiar la birra”.

Es decir, en lugar de transferir la cerveza a un segundo fermentador nada más el airlock comienza a borbotear un poco más lento y la densidad parece que se mantiene estable en 2 mediciones consecutivas, la dejamos donde está, sin hacer absolutamente nada, un poco más de tiempo.

Aqui tu me vas a decir que has oido que puede pasar una cosa muy grave que te estropea la birra que es algo llamado autolisis de la levadura. Autolisis significa, literalemente, destruirse o rompertse a uno mismo. Cuando hablamos de una levadura autolitica nos referimos a una levadura, muerta y descompuesta y mezclada con nuestra birra, que a arruinado el matiz aromático y de sabor de esta, que sabe literalmente a algo como vómito o descomposición.

No tengo ni idea de con que frecuencia esto puede pasar en la industria cervecera, pero se a ciencia cierta que no te va a pasar a nivel casero, ni dejando la leva una semana de más en el fermentador, ni dejándola un mes de más. ¿Por que? Porque lo he hecho muchas veces, y la cerveza no solo jamas se me ha estropeado, sino que además se ha limpiado, perdiendo esos aromas y sabores picantes, sulfurosos y un poco desagradables típicos de una birra verde..

Supongo que a alguien le habrá ocurrido a nivel casero, si, pero supongo que el control de temperatura y el saneamiento no serían los adecuados ya de partida, si no, no me explico por que nos atemorizan tanto con el riesgo de autólisis, que mucha gente esta a la que salta midiendo densidades día tras día para retirar la levadura del fondo de la birra en cuanto el densimetro repita valores, y luego, a la hora de la verdad, es algo que no es habitual que ocurra…

Así que si tu temor era ese, relájate. Ábrete una birra, saboreala y deja a tu leva fermentar tranquila. Tu curraste como un negro durante 6 u 8 horas para hacerle un buen mosto, rico en nutrientes y bien sabrosito, y ahora a ella le toca dar el callo y hacer de el una gran birra. No la apresures, sigue mimándola, controlando la temperatura y deja que la cosa valla sola.

Fermentación secundaria

Llamamos fermentación secundaria a pasar una birra que aun esta en contacto con levadura activa del fermentador primario donde todo empezó, a otro fermentador idéntico, pero dejando el poso de turbio y levadura decantada atrás.

En teoría esto es útil y beneficioso pasa que la birra se limpie, de levadura en suspensión y de sabores propios de la fermentación. Y todo eso es cierto… en parte. Pero es absolutamente innecesario. ¿Por que?

Uno. Porque no aporta ninguna ventaja respecto a un primario más largo, (que no arruinara la birra por una autólisis fantasma que luego nunca ocurre) y que nos dará un birra libre de matices verdes mucho más rápido que una fermentación secundaria.

¿Por que? Porque quien libra  a la birra de los matices verdes es la propia levadura y esto ocurrirá más rápido si mantenemos a la levadura, en condiciones optimas y en mayor cantidad más tiempo en contacto con la cerveza. Si trasegamos de un fermentador a otro, dejando a atrás la mayoría de la levadura, esta “limpieza” tambien se podrá conseguir, pero más lentamente.

Repite conmigo: Quien limpia una cerveza para que esta deje de estar verde es la propia levadura. La leva, limpia su mierda, como America. Ella genera los matices verdes, y si es sana y abundante, ella los elimina.

Dos. En teoria la fermentación secundaria ayuda a que la birra final salga más clarita, porque al quitar la levadura del fondo y darle tiempo a la cosa, las particulas en suspensión en el líquido van callendo al fondo. Cierto, pero no aporta ninguna ventaja sobre el efecto que se obtiene poniendo la birra en frio.

De hecho el frío tiene un efecto tan rotundo en la precipitación de partículas que tu puedes poner una birra en plena fermentación en una nevera a 2 grados y en 48 horas todas las particulas en suspensión se habran caido al fondo y la birra (incompleta) estará muy transparente. O si no mira lo que ocurre con tus starter cunado los sedimentas para retirar el mosto fermentado e inocular solo con la leva…

Tres. Para no obtener ninguna ventaja adicional, tomarse el trabajo de trasegar la birra, necesitar un segundo fermentandor, tener que desinfectar todos los materiales y arriesgarse a que a birra se oxide o se contamine… no compensa en absoluto.

De todos modos, si quieres hacer una fermentación secundaria pese a todo lo expuesto, lo habitual es trasegar la cerveza de un fermentador a otro y darle un par de semanas más. Pero antes ten en cuenta un par de cosas. Si quieres que la levadura limpie los matices verdes, esta tendrá que poder trabajar, y para ello, la temperatura tendrá que ser un temperatura de trabajo adecuada para la cepa. Si quieres que la cerveza se clarifique, cuanto más fria la puedas tener, sin llegar a congelarla, antes ocurrira la sedimentación.

Así que como ves, si haces la fermentación secundaria para conseguir los dos objetivos al mismo tiempo, la temperatura que beneficie a uno, es una temperatura que perjudica al otro. Ni chicha ni limoná.

Yo no le veo ninguna ventaja a hacer un secundario de 2 a 3 semanas a 10 grados, en una ale. No hay ventajas respecto a dejar el primario 15 días a 22 grados y luego hacer un cold crash de 2 grados durante otra semana. Y ahí si que estas favoreciendo plenamente a cada proceso en su momento. Así que aunque empecé haciendo secundarios, ya no los hago.

O mejor dicho, los hago, pero de otro modo, en el que favorezco a cada proceso plenamente, cuando quiero llebarlo a  cabo.

Cold Crash / Enfriamiento rápido

El choque frío no es más que bajar bruscamente la temperatura, desde valores óptimos para la fermentación, hasta valores próximos a la congelación, pero sin llegar a esta. Sirve para clarificar la cerveza y es una técnica muy efectiva.

En tan solo un par de días verás que tu cerveza esta mucho más clara. Cuanto más tiempo le des así a la cerveza y mas bajo y ancho sea tu fermentador, más clara quedará la cerveza y más rápido ocurrirá todo.

El enfriado rápido tiene también sus detractores. Hay quien opina que es rápido y efectivo y lo hace, y hay quien prefiere hacer un enfriamiento lento quitando del orden de 2 grados centigrados por día hasta llegar a la temperatura de frío deseada. Opinan que esta progresión es beneficiosa para la cerveza. Yo he probado ambas cosas y la verdad, no tengo una opinión clara. La cerveza me sabe igual y te ahorras tiempo. Así que de momento yo bajo del orden de 5 grados por día, llegando al frío en unos 4 dias, con bajadas cada 12 horas. ¿en un futuro que haré? Ni idea…

Sea como sea que enfries, el frio no solo hace una cerveza más clara sino que hace una cerveza con menos restos en suspensión, eliminando sustancias que podrían llegar a dar sabores raros, como restos de lúpulo y harinas de la maceración, que podrían descomponerse.

Pero también hace un cerveza con menor cantidad de levaduras en suspensión, por ello cabe la posibilidad teórica de que así haces un crash cold muy largo a una birra sin carbonatar, luego no quede suficiente levadura como para llevar a acabo la carbonatación.

En la practica te diré que ya tengas la birra dos dias o dos semanas a casi 0 grados, no vas a tener problemas en la carbonatación. Lo habitual es tener la birra entre dos días y una semana tan frío como se pueda, pero sin llegar a congelarla. De hecho es lo mismo que hacemos con los barros guardaditos en la nevera, de una elaboración a otra…

Lagering

El lagering es el enfriamiento lento que te decía antes como ejemplo. Es lo que los alemanes hacían cuando llebaban la cerveza verde a esas enormes cuevas donde la dejaban madurar. Para que te hagas una idea, el lagering se realiza quitandole cada día unos 2 grados a la birra.

Esto permite llegar a temperaturas de 0 grados habiendo dado tiempo a la levadura a entrar en hibernación (dormancia) lentamente, y no colapsandola tras un choque. Por ello, esta se ha podído ir aclimatando poco a poco al frio y se ha mantenido activa durante más tiempo, por lo que ha seguido eliminando notas a cerveza verde de nuestar birra antes de llegar a la dormancia completa.

Si por la razón que sea no haces un primario más largo o un secundario, es muy recomendable que te plantees utilizar este método.

Clarificación

Hablamos de clarificación cuando actuamos para conseguir una cerveza más cristalina. Ya has visto que una manera de llebarla a cabo es empleando el frio y el tiempo, pero hay sustancias que puedes añadir a la cerveza y que ta ayudarán a servir una pinta de cerveza más clara.

Como la clarificación en si bien merece un artículo propio, te dejo aquí un anlace a un artículo de la revista Mash, para que profundices en el tema. Yo puedo hablarte de la gelatina, que es el unico clarificante que he probado (a excepción del Irish Moss) en la cerveza finalizada.

No clarifica más que una buena temporada en fío, pero lo hace mucho más rápido, entre 2 a 4 días, así que es una buena opción si tu cerveza va a envasarse en barril y quieres empezar a servirla rapidito (fermentación de 10 dias, cold crash de 2 dias, añadir gelatina y mantener otros 2 dias, trasegar a barril y forzar carbonatación, igual a cerveza sirviendose en unas 2 semanas).

Hay quien lo añade en el barril, hay quien lo hace en el propio fermentador. Para hacero necesitas añadir una cantidad de gelatina, disuleta en agua, pero nunca hervida (si la hierves gelatiniza y ya no sirve) a una cerveza que ya este fría. Te interesa enfriarla a menor temperatura que la de servicio, porque así precipitarán las proteinas que forman el turbio frio, y la gelatina las podrá forzar a precipitar. Si no probocas la dessolubilización previa de esas proteinas, tampoco la gelatina prodrá precipitarlas.

Te dejo un video del amigo CervezaDeGaraje donde se ve muy bien el proceso que sigue él con la gelatina. Yo me baso en el metodo que él usa.

Priming / Cebado

El cebado es el momento en que a la cerveza fermentada, limpia y clarificada (ya sea por medio de frío o de gelatina u otros clarificantes) se le añade una proporción de material fermentable para que su consumo por parte de la levadura genere CO2 que quede atrapado en el envase (barril o botella) y de a esta su carbonatación característica.

Puedes cebar con miel, azucar blanquilla, moreno, dextrosa, azucar invertida, extracto de malta o mosto sin fermentar… o cualquier cosa fermentable.

Lo habitual es diluir el fermentable que vas a emplear y hacer con el un jarabe denso tipo sirope. Eso Permite que se disuleva mucho mejor en la cerveza que si lo añadieras tal cual.

En mi caso, lleno un bote de conservas limpio con agua y dextrosa en proporción 2:1. Lo cierro con una tapa nueva cada vez para que el vacio quede bien hecho y lo esterilizo en olla a presión (dos marcas, 15 minutos). Y dejo que se enfrie lentamente, toda la noche. Por la mañana tengo mi sirope listo para usar. Al poner el doble de volumen de agua que de peso de dextrosa, cada dos mililitros de jarabe contienen un gramo de dextrosa. Si solo pusiera el doble de peso de agua que de dextrosa, el volumen final no sería exacto. Y añado a cada botella la cantidad necesaria, medida con precisión con jeringuilla, una por una. Este sistema da lugar a carbonataciones muy homogeneas.

Carbonatación

La fase de carbonatación es en realidad otra fase de actividad de la leva. Tambien la podrías llamar “tercera fermentación” o “refermentación en botella”. En esta fase lo que se busca es que la levadura actúe de nuevo, esta vez para alimentarse con el material fermentable que hayas añadido en el priming, de modo que genere alcohol y CO2.

La cantidad de alcohol producida por tan poco fermentable será despreciablemente baja, pero el CO2 generado, con la botella bien sellada por la chapa, no podrá escapar, hará que la presión dentro de la botella se aumente y por consiguiente forzara este CO2 a disolverse en tu birra, carbonatandola.

Como fase de levadura activa, requiere de una temperatura adecuada para la actuación de esta. Una buena temperatura de fermentación sería de en torno a 18-20-22ºC para una Ale y de 6-8-10ºC para una Lager. El tiempo será variable según cepa y temperatura pero toma unas dos semanas como referencia, algo más a temperatura más baja y algo menos a temperatura más alta. Igual que una fermentación cualquiera.

Pasados esos días, puedes empezar a probar botellas para valorar si la carbonatación es la adecuada, y con el tiempo y la experiencia sabrás que tiempo necesita cada una de tus birras para estar lista.

Madurado

Y por último el madurado. Nuestra cerveza ya esta fermentada, clarificada, cebada y carbonatada, ¡Habemus Birra!. Ya te la puedes beer si quieres. ¿Que demosnios es entonces el madurado y por que se hace, si es prescindible?

Porque mejora la cerveza, simplemente. Madurar no es más que dejar a la birra, ya terminada, que repose. En seguida, conforme vayas haciendo cerveza, te darás cuenta que a muchas de tus recetas (la mayoria a excepción de las de trigo y las muy lupuladas, que se toman mejor frescas, con sus sabores más intactos) les va de cine un periodo más o menos largo de guarda en botella o en barril. Eso implica dejar la cerveza a temperatura de bodega constante, sin fluctuaciones de temperatura, varias semanas o varios meses.

Y la cerveza se afina. Los sabores se redondean y por fin, en algunos estilos, consigues el sabor esperado. Un claro ejemplo son las birras de abadía con añadido de azucar. Con menos de dos meses de maduración no saben a birra de abadía, saben a birra con azucar de caña fermentada. Recuerdan casi al ron. Pero a partir de ese periodo de guarda se producen algunos cambios bioquimicos en la birra que la redondean y que crean por fin el sabor esperado.

En reglas (muy) generales cuanto más oscura y alcoholica es una birra, o cuanto mayor cantidad de azucar lleve en la receta, mejor le sienta un buen madurado. Cervezas muy claras y poco alcoholicas mejorarán con guardas más cortas (y emporarán con guardas demasiado largas). Y una guarda excesiva empeora a casi todas las cervezas porque se pierde mucho componente a lupulo, a excepción de las muy maltosas, oscuras y alcoholicas (como una Imperial Stout o una Barley Wine).

En resumidas cuentas, el madurado no es más que la razón de por que cuando te bebes las ultimas cervezas de un lote, son las que mejor te saben…

Poniendolo todo junto. ¿Como lo hago yo?

Ahora te voy a contar que es lo que hacía yo al principio, por qué dejé de hacerlo, y qué hago ahora. Al principio seguia a pies juntilas lo que se decía que hay que hacer. Un semanita de primario, atosigando con el densimetro, trasiego para hacer un par de semanas de secundario en frio, más frio prara decantar durante unos dias, trasiego para priming, priming y removido energico pero sin chapotear para mezlar bien el priming y la birra y llenado de las botellas. Chapado, un par de semanas a temperatura de trabajo de la leva, otro par en frio para madurado y a beber. Y la cosa iba bien. Nunca tube contaminaciones, nunca me supo la cerveza oxidada y nunca un lote me quedo con carbonatación irregular.

Pero conforme iba leyendo, preguntando y aprendiendo me parecía que mareaba mucho la birra. Venga a pasarla de un contenedor a otro, a desinfectar y limpiar todo, dejarla un tiempo, pasarla a otro recipiente, sifonarla, mezclarla, agitarla… Me parecia mucho trabajo evitable, y para colmo muchos puntos de riesgo en los que un día algo podía salir mal y dar con la birra en un desagüe.

Así que quise tocar la cerveza lo menos posible. Trabajar menos y exponer menos la cerveza a algun problema potencial, en cada manipulación.

El problema fue la transición paulatina de un método a otro. Nunca haces el salto de golpe, y menos cuando vas haciendo pequeñas modificaciones en base a la experiencia. Vas poco a poco, cambiando una cosa cada vez, para saber que exactamente donde ha estado el error si algo falla.

Así que comencé a reducir los trasiegos, y por ello, a añadir el jarabe a un fementador, y no remover mucho, para que el turbio del fondo no se levantara. La carbonatación fue peor en unas botellas que en otras. Harto de salpicones, de botellas y de darle meneos a la birra, me hice con unos barriles y una beergun.

Pasé la birra a un barril, donde habia puesto el sirope, cerré barril, lo purgé y le di unos buenos meneos. Beergun en mano empecé a llenar botellas. Fue la peor remesa de botellas que he hecho nunca. La gran mayoría ni siguiera carbonataron. Nada de nada. Supuse que el sirope había sedimentado mientras yo iba llenando, llendose al fondo. Por bastente tiempo, cansado de tanto trajin, dejé de lado las botellas, asi que no le di más vueltas al procedimiento.

Tiempo despues, con el equipo nuevo, decidí que la mitad del lote iría en barril (del que salen unas birras con aceptable carbonatación y con buena espuma) y la otra mitad en botellas (donde los niveles de carbonatación son mas exactos y se pueden alcanzar valores mayores) para poder regalar y compartir con amigos.

Al principio pense en usar la beergun para llenar algunas botellas con cerveza ya carbonatada en el barril, pero el resultado, para las cervezas con un volumen medio-alto alto de carbonatación no me gustaba en absoluto. Gas insuficiente y por lo tanto, retención de la espuma dismunuida. Así que volvería al embotellado, al menos en el 50% de la producción.

Como ya te comenté hace unos meses y puedes leer aqui, ahora trabajo la cerveza en cerrado, segun el concepto que yo llamo LowOx. Baja exposición al oxigeno, algo que he podido hacer al dejar de lado los viejos cubos fermentadores y al haber ampliado el equipo a inox.

En base a las viejas experiencias y a las nuevas reflexiones, de momento hago esto (digo de momento porque el equipo aún no es el definitivo, así que poco a poco se van adquiriendo y ensamblando todas las piezas y se va montando el equipo LowOx definitivo):

Fermento en primario, en fermentador de inox (Brew Bucket de SS Tech) a temperatura controlada (Arcón congelador + cinturon calefactor +  STC-1000).

Comienzo a una temperatura baja dentro del rango optimo de la leva. Para una Ale de 18 a 22ºC comienzo a 18 grados y le dejo ganar un grado por día hasta los a 20 grados. Mantengo dos días y le dejo ganar temperatura (o se la aporto con los cinturones calefactores) a  razón de medio grado cada 12h (mañana y noche) para forzar un poquito la atenuación. Hago esto una vez pasados los primeros días, que es donde más esteres se forman. Así pudeo favorecer una mejor atenuación, pero sin hacer una cerveza esterosa. Mínimo que haya reducido el 50% de la densidad.

Segun la atenuación buscada llego hasta los 22 o 24 grados y mantengo hasta hacer los diez dias. Ahí doy por finalizada la fermentación y miro densidad. Si esta dentro de lo esperado, paso al siguiente paso. si no, le doy algo más de tiempo o.

Pongo el fermentador en frio bajando la temperatura a razon de 4-6 grados día, hasta dejarlo a unos 6 grados. Se han hecho las dos semanas. Limpio y desinfecto con StarSan varias cajas de cerveza y las cierro hasta usarlas con estos tapones de goma reutilizables. Limpio, desinfecto y purgo de CO2 un barril.

Conecto el primer fermentador al barril con una manguera que tiene un conector JG en un extremo, que se acopla al entroque del grifo de salida del fermentador, y que en el otro extremo tiene un conctor negro de corny. Lo conecto al corny. Desenrrosco la valvula de seguridad del barril y abro el grifo del fermentador. El Arilock lleno de StarSan empieza a funcionar a la inversa. El aire entra en el fermentador, formandose de abajo a arriba tres capas: primero birra, segundo CO2 (pesa más que el oxigeno), tercero aire con oxigeno (más ligero que el CO2). En un futuro usare CO2 (de un extintor de CO2 de 2kg, pequeño y manejable) que entrará por el orificio que ocupa el airlock para hacer salir la birra, pero de momento hasta tenr todo montado lo he hecho así. De este modo lleno el barril.

Luego voy con las botellas que preparé unos dias antes. Las dejé limpias y desinfectadas y selladas con un tapón de goma reutilizable, y estan listas para usar. Las he tenido almacenadas en el arcón, con los dos fermentadores, para que esten frias.

El día de antes preparé tambien el jarabe para el primig. Para ello lleno un tarro de conservas con 200 gramos de dextrosa y enrraso a una marca hecha en el bote por mi, punto al que llega el nivel del agua si lleno el bote con 400ml. Tambien podrías llenar el bote al tope, medir la cantidad de agua que entra y hacer la mezcla con la mitad de ese volumen en peso de dextrosa. Primero la dextrosa, bien pesada y luego el agua, bien enrrasada. Pongo la tapa, agito bien, y a la olla express. Así hago un sirope de concentración conocida.

Al principio, no me importaba correlacionar el volumen de agua con una concentrción conocida de dextrosa, porque añadía todo el sirope a toda la cerveza. Pesaba la dextrosa, diluia con agua, esterilizaba, añadía y listo. La razón por la que dejé de hacerlo así es porque tube carbonataciones irregulares, algunas botellas bien, otras mal, por no remover constantemente la mezcla de cerveza y sirope mientras embotellaba. No removía para no resuspender todo el sedimento. Venía de hacer fermentación secundaria, trasiego para priming… vamos, la birra daba más vueltas que un tonto.

Ahora hago un sirope de concentración conocida y añado con jeringuilla botella por botella la cantidad deseada de dextrosa, justo antes del embotellado. Parece un rollo, pero tampoco toma tanto tiempo y no tiene error posible, si mides bien, cada botella tendrá la carbonatación exacta. Además puedes dejarlo hecho de antes. Un par de dias antes puede lavar y desinfectar 2 cajas de botellas, y dejarlas con SatarSan. Al dia siguiente puedes hacer el sirope.

Y despues de eso, con guantes de latex, un spray de StarSan y en un entorno limpio puedes ir agitando botella por botella para hacer espuma del SS, pulverizando cuello de botella, abriendo botella, tirando el starsan, añadiendo el priming y poniendo de nuevo el tapón de goma. Toma el mismo tiempo que usar el clasico lavabotellas con desinfectante. Y dejar las botellas a la espera de uso. O puedes hacer en el mismo momento, que es lo que de momento hago yo.

Las limpio y desinfecto el dia de antes y preparo el jarabe. Para 2 cajas de botellas me llebará una media hora o tres cuartos dejarlas limpias, desinfectadas y cerradas. Las friego, aclaro y compruebo mirando el interior una a una, asi que me parece que para tanto detalle, es poco tiempo. Mientras las botellas se limpian, el jarabe se esteriliza en la olla.

El día del embotellado conecto uno de esos tubos de embotellado con valvula de presión en la punta (como el de la foto) a la salida del fermentador. Abro el fermentador, abro las botellas de 4 en 4 o de 6 en 6 (una fila de botellas en su caja, valla, les añado el priming y las lleno.

Cada vez que lleno una botella, le pongo la chapa encima, pero sin chapar. Cuando he llenado toda la caja, las chapo todas. Entonces agito cada botella y limpio por fuera si algo ha salpicado. es muy importante no desbordad con birra en el llenado, proque nos abrías que cantida de dextrosa queda y cual has perdido.

Yo hace tiempo que me preparo una bandeja de PP alimentario con un dedo de SS, y todo lo que he de cojer, dejar  y volver a cojer (Chapas, bote de priming, jeringuilla, tapones, bote con SS y chapas, beergun) va de la mano a esa bandeja y de esa bandeja  a la mano, que esta limpia y enguantada. Trabajo así cómodo, rapido y limpio.

Todo esto me llebará una hora de tiempo. Despues de eso recojo la levadura del fondo del fermentador y limpio los dos fermentadores, Las botellas van al cuarto de invitados de la casa (hay que ser horpitalarios) a carbonatar a 20 grados y al barril le inyecto un bar de presión y lo dejo a temperatura controlada, pero sin darle meneos para que valla carbonatando el solito, cosa que ocurre en una semana.

En una semana la cerveza del barril se puede empezar a beber y en diez dias a dos semanas, las botellas empiezan a estar a punto, si vas con prisas. Aunque todo mejora dandole algo más de tiempo, por lo que es recomendable que enlaces las producciones de tal modo que tengas birra suficiente para beer y así seas capaz de darle a cada lote su tiempo, dos semanas al barril y tres a cuatro a las botellas (dos para carbonatar y una o dos en frio).


Publicar un comentario
BlogBooker

Turn your Blog into a PDF Book/Archive.


BlogBooker