Questions? Feedback? powered by Olark live chat software AdvertisingJennifer Love Hewitt Wallpapers

Etiquetas

Afganistan (1) Albania (2) ALCO (27) Alemania (9) Argelia (6) Argentina (172) Armenia (9) Australia (1) Austria (2) Ayurveda (21) Banblagesh (2) Belgica (5) Bermuda (1) Bielorusia (1) Bolivia (25) Bosnia- Herzegovina (2) Brasil (12) Bulgaria (5) Canada (1) Cerveza (92) Chile (237) Chilenos Cocinando a la Chilena (14) China (21) Chipre (14) Colombia (14) Comidas Típicas Criollas (36) Corea (8) Croacia (1) Cuba (21) De re coquinaria (16) Detox (5) Dinamarca (5) Dulce de Leche (4) Ecuador (12) Egipto (8) El libro de mi casa (12) El Salvador (5) Escandinavia (3) Escocia (1) Eslovaquia (2) España (85) Estados Unidos (36) Etiopia (5) Fibromialgia (54) Filipinas (1) Finlandia (6) Fotosecuencia (44) Francia (16) Georgia (2) Germinados - Brotes (3) Grecia (63) Groenlandia (1) Grupo sanguíneo y dieta (12) Guatemala (5) Guia Cerveza (8) Guyana (2) Haití (2) Hawaii (1) Honduras (2) Hong Kong (2) Hungría (1) India (11) Inglaterra (13) Irak (4) Iran (6) Irlanda (1) Islas Cayman y Antillas Menores (2) Islas Fiji (1) Israel (7) Italia (63) Jamaica (1) Japon (40) Jean Seignalet (3) Jordania (4) Judia (17) Juegos de Tronos (6) Korea (1) Las hicimos (247) Letonia (1) Libano (11) Líbano (2) Libia (2) Libro "Frigorifico La Negra" (1) Liechtenstein (3) Lituania (2) Macuxi (2) Magreb (6) Mapuche (14) Marruecos (6) Mexico (24) Mi Birra (1) Nepal (1) Nicaragua (3) Noruega (2) Notas (1011) Paises Bajos (1) Países Balcanicos (1) Pakistan (4) Palestina (11) Panama (3) Panificacion Teoria (17) Paraguay (26) Peru (32) Pizza (2) Placas (150) Polonia (3) Puerto Rico (1) Quijote (13) Rapa Nui (1) Recetas (1549) Reino Unido (15) Rejuvelac (3) Republica Checa (1) República Checa (1) Republica Dominicana (2) Rumania (2) Rumanía (1) Rusia (18) Serbia (2) Sin TACC (44) Siria (11) Sudafrica (1) Suecia (4) Suiza (1) Sumerios (2) Tailandia (1) Taiwan (2) Tibet (2) Tunez (8) Turquia (25) Ucrania (4) Uruguay (8) Vegano (146) Venezuela (16) VER (2) Video (19) Vietnam (2) Vitamina B12 (5)

Buscar este blog

lunes, 29 de junio de 2015





Print Friendly and PDF



domingo, 28 de junio de 2015

Cómo tostar semillas de sésamo

Tostado rápido
  • Tuesta sobre la hornalla. Calienta a fuego medio o bajo, revolviendo ocasionalmente, por entre dos y tres minutos o hasta que las semillas adquieran un color café, brillen y salten o estallen ocasionalmente.
    No añadas aceite a la sartén.


    Si deseas lograr un mayor sabor a nuez, prueba directamente con el método de tostado más prolongado y profundo.
  • Tuesta las semillas en el horno. Alternativamente, puedes precalentar el horno a 175 ºC (350 ºF) y extender las semillas sobre una fuente de hornear sin aceitar. Hornea hasta que estén levemente doradas, sacude suavemente la fuente cada pocos minutos a fin de que el calor se reparta más uniformemente. Por lo general, este proceso se lleva entre ocho y quince minutos, dependiendo del grosor de la capa de semillas de sésamo.
    Usa una fuente de horno profunda, a fin de evitar que las semillas se vuelquen.
    Las semillas de sésamo se pueden quemar con rapidez si la temperatura sube mucho. Permanece en la cocina y no olvides revisarlas frecuentemente.


Deja enfriar las semillas. Una vez que las semillas estén tostadas con cualquiera de ambos métodos, pásalas a una fuente fría y déjalas enfriar hasta que estén a temperatura ambiente. Considera que se enfriarán más rápido sobre una superficie de metal que sobre una de plástico o vidrio.

Tostado profundo

  1. Escoge semillas crudas con o sin cáscara. Las semillas de sésamo con cáscara tienen una cubierta opaca y dura de un color que puede variar desde el blanco grisáceo al negro. Las semillas peladas son siempre muy blancas, casi traslúcidas y brillosas. Puedes tostar cualquiera de ambos tipos de semillas, pero las que no están peladas son más crocantes y tienen un sabor ligeramente diferente. Además, considera que las semillas con cáscara contienen más calcio pero también que podrían ser más difíciles de digerir, a no ser que planees molerlas, por lo que su valor nutricional es comparable.
    Mientras que puedes remojar las semillas sin pelar durante la noche y luego quitarles la cáscara a mano, el proceso es dificultoso y rara vez se hace en casa. Podrás conseguir ambas variedades en una tienda de alimentos asiáticos y a menudo también en las tiendas de productos occidentales.




  • Lava las semillas. Enjuaga las semillas en un colador de malla fina debajo del chorro de agua hasta que esta salga limpia. Si las semillas proceden directamente de la granja o el agua se ensucia mucho, tal vez quieras sumergirlas en un recipiente con agua, revolverlas por un par de minutos y dejarlas remojar. Retira el polvo que suba a la superficie y las piedras que se asienten en el fondo.

    El enjuague no afectará negativamente el poder nutrimental de las semillas. Algunos hasta prefieren remojarlas toda la noche para germinarlas, proceso que podría mejorar la facilidad para digerir ciertos nutrientes. Sin embargo, estas semillas germinadas generalmente se comen crudas, no tostadas.




  • Calienta a fuego alto hasta que las semillas estén secas. Pasa las semillas enjuagadas a una sartén seca u olla y coloca a fuego alto. Revuelve ocasionalmente con una cuchara de madera, pero vigila las semillas constantemente, ya que se pueden quemar con rapidez si la temperatura sube demasiado. Por lo general, este paso se lleva unos diez minutos. Una vez que estén secas, notarás que las semillas se sienten y suenan diferentes cuando las revuelves y que no queda nada de humedad en el fondo de la sartén.
  • Baja el fuego a temperatura media. Continúa revolviendo ocasionalmente durante los siguientes siete u ocho minutos. Cuando las semillas estén totalmente tostadas tendrán un color café claro, brillarán y comenzarán a saltar o a estallar en la sartén.

    Toma unas pocas semillas con la cuchara y apriétalas con tus dedos. Sabrás que ya están tostadas cuando se hagan polvo al aplastarlas con los dedos y, además, porque tendrán un sabor más intenso que las crudas.
  • Deja enfriar y guarda. Extiende las semillas tostadas sobre una fuente metálica para hornear y deja que se enfríen hasta alcanzar la temperatura ambiente. Guarda todas las semillas que no uses inmediatamente dentro de un envase hermético en el refrigerador o congelador.

    Las semillas se conservarán frescas en el refrigerador por más de un año, pero con el tiempo perderán parte de su sabor. Antes de usarlas, vuelve a tostar las semillas en seco por un par de minutos a fin de que recuperen parte de su sabor.




Print Friendly and PDF



Intestino: Nuestro segundo cerebro

Tenemos dos cerebros: uno en la cabeza y otro oculto en nuestras entrañas. Los neurólogos han hallado que este último, también es capaz de recordar, ponerse nervioso y dominar a su colega más noble.
Hace 4.500 años, los eruditos egipcios situaban en la parte más prosaica de nuestro organismo, con sus intestinos inquietos y pestilentes, la sede de nuestras emociones. En el Papiro Smith, por ejemplo, ya puede leerse que el estómago constituye la desembocadura del corazón, el órgano “donde se localizan el pensamiento y el sentimiento”.
De este modo, cualquier manifestación o alteración en la mente cardiaca se refleja indefectiblemente en el aparato digestivo. En el Papiro Ebers (1550 a. de C.) se describe sin tapujos esta relación anatómica y funcional: “Tratamiento de una gastropatía. Si examinas a un hombre con una obstrucción en el estómago, su corazón está atemorizado, y en cuanto come algo, la ingestión –de alimentos– se hace dificultosa y es muy lenta”.
Durante siglos, los galenos prestaron más atención a nuestro vientre que al cerebro, órgano al que tradicionalmente se le otorgó el cometido menor de ventilar la sangre. En todas las culturas antiguas y modernas se ha tenido la conciencia, al menos popular, de que nuestras tripas son capaces de experimentar emociones.
Al recibir una buena noticia, un cosquilleo placentero invade la barriga, como si en su interior revolotearan miles de mariposas. Por el contrario, las situaciones de tensión, miedo o aflicción hacen que el estómago se encoja y sintamos como si un roedor escarbase en nuestras entrañas. La repulsión hacia algo o alguien puede llegar a producir náuseas e incluso provocar el vómito. Este mar de sensaciones estomacales empieza ahora a encontrar una explicación dentro de los límites de la ciencia.
Fruto de décadas de trabajo, los científicos están en condición de afirmar que, por inaudito que pueda parecer, en el tracto gastrointestinal se aloja un segundo cerebro muy similar al que tenemos en la cabeza. Efectivamente, el tubo digestivo está literalmente tapizado por más de 100 millones de células nerviosas, casi exactamente igual que la cifra existente en toda la médula espinal, estructura que junto al encéfalo –cerebro, cerebelo y tronco encefálico– forma el denominado sistema nervioso central (SNC). Desde el punto de vista estructural, los neurólogos dividían el sistema nervioso en dos componentes: el central y el periférico (SNP). Este último incluye las neuronas sensitivas, que conectan el SNC con los receptores sensitivos; y las neuronas motoras, que ponen en comunicación el sistema central con los músculos y las glándulas.
En esta mujer de cristal (izquierda) que se exhibe en el Museo Alemán de la Higiene, en Dresde, se aprecia el parecido visual entre nuestros dos cerebros, el que habita en la cabeza y el intestinal. En realidad se trata de una metáfora de las similitudes existentes a nivel bioquímico y celular.
Las neuronas de la tripa no sólo controlan la digestión. A su vez, los elementos nerviosos dedicados a las funciones motoras se categorizan en una división somática, que enerva los músculos esqueléticos, y una división autónoma, que une los llamados músculos lisos, el músculo cardíaco y las glándulas. Hasta hace poco, los expertos incluían el cerebro de la panza dentro del SNP. “Pensábamos que el aparato gastrointestinal era un tubo hueco con reflejos simples. A nadie se le ocurrió contar las fibras nerviosas que lo recorren”, confiesa David Wingate, profesor de la Universidad de Londres.
Según explica la Dra. Otilia Quireza, este segundo cerebro se conoce como Sistema nervioso entérico, y es en realidad una unidad anatómica única que abarca desde el esófago hasta el ano.
Al igual que el recluido en las paredes craneales, el cerebro entérico produce sustancias psicoactivas que influyen en el estado anímico, como los neurotransmisores serotonina y dopamina, así como diferentes opiáceos que modulan el dolor. Además, sintetizabenzodiazepinas, compuestos químicos que tienen el mismo efecto tranquilizante que elValium.
Este cerebro abdominal tendría así dos misiones fundamentales:
-Supervisar todo el proceso de la digestión, desde los movimientos peristálticos, la secreción de jugos digestivos para digerir los alimentos, la absorción y transporte de nutrientes y la eliminación de los productos de desecho.
-Colaborar con el sistema inmune en la defensa del organismo.
Contemplando esta unidad anatómica desde la Medicina Psicosomática, en la primera parte, en el esófago, el paciente puede manifestar deglución dolorosa y podemos pensar¿qué es lo que no puede tragar en su vida actual­? Cuando uno no quiere tragar, ni asimilar una situación, ésta la disimula tragando aire lo que terminará acumulando gases que causarán molestias.
Ya en el estómago, los alimentos deben ser digeridos, pero también aquí se van a digerir los sentimientos. Si el paciente no exterioriza la agresividad, esta se quedará adentro y si la expresa en exceso se sentirá culpable y lo rumiará, pero de ninguna de los formas solucionará su problema. Las personas que padecen de estómago suelen ser personas que rehúyen  las situaciones conflictivas.
El cerebro es el encargado de digerir las emociones, mientras que el intestino digiere los alimentos. Cuando el paciente presenta problemas en su intestino delgado nos podemos plantear si no estará analizando demasiado las cosas. Para laMedicina Psicosomática, el intestino delgado es un indicador de las angustias vitales de la persona, y pueden manifestarse en forma de diarrea, que representa el miedo de soltar. Por otra parte, cuando el que está afectado es el intestino grueso, el síntoma más frecuente va a ser el estreñimiento, que viene a representar la resistencia de dar o el afán de retener. Y no sólo en el sentido material del dar sino también respecto a las emociones, el miedo a exteriorizarlas.
Otro dato importante es que el 90% de la serotonina, la hormona del bienestar, la producimos en el intestino.
La doctora Irina Matveik, especialista en Endocrinología y Nutrición Clínica por laUniversidad Estatal de Medicina de Bielorrusia, nos muestra una serie de pautas a tener en cuenta para lograr que nuestro segundo cerebro funcione mejor y en consecuencia sea mayor nuestro bienestar:
¿‎Cómo estimular el “cerebro intestinal” a nuestro favor?
El cerebro intestinal libera sus sustancias químicas como, por ejemplo, la serotonina (la famosa hormona de la felicidad y el bienestar) como respuesta a una alimentación y digestión sanas. Hay que saber que la serotonina no se produce sólo en el cerebro sino que, por el contrario, la mayor parte de ella (el 90%) se libera en el intestino. Si nos alimentamos bien, variado y con un aporte proporcional de todos los nutrientes; si tenemos unos hábitos sanos a la hora de comer (sin prisa, masticar bien y no distraernos) el sistema digestivo nos responde y nos lo agradece con una sensación de bienestar, dándonos un buen suministro de energía, vitalidad y optimismo.
Por otra parte, las neuronas digestivas también se estimulan con las técnicas derespiración abdominal, estiramientosmasajes suaves de la tripa, y con calor suave y relajante, aplicado a la zona del vientre.
¿En qué medida es importante una adecuada higiene abdominal, para que pueda hacer bien sus funciones?
Lo más importante es el equilibrio entre la entrada de los alimentos y todas las sustancias que tragamos y la descarga de todos los residuos y los productos secundarios de la propia función celular y bacteriana que tenemos que expulsar. Si estamos sobrealimentados o si consumimos demasiados alimentos, dudosos respecto a su calidad nutritiva, de este modo fácilmente saturamos y trastornamos nuestra tubería interna.
Si por alguna razón patológica o funcional la digestión y/o el tránsito intestinal es lento y no de forma completa, entonces formamos acúmulos de los residuos en nuestro interior y podemos llegar a una sobrecarga tóxica o la autointoxicación. Esta última se manifiesta de múltiples formas, tiene diferentes caras y síntomas.
Por supuesto, la limpieza es importante, practicar una depuración interior es una “garantía” para evitar elevar los riesgos del desarrollo de muchas enfermedades y una oportunidad para el cuerpo para incrementar el rendimiento, la energía y tener un mayor aporte nutricional.
¿Cómo mantener una higiene intestinal de una forma natural, en nuestros hábitos de la vida cotidiana?
Con una correcta higiene digestiva: respetar las señales que nos manda el cuerpo, no suprimir las necesidades naturales de ir al baño ni tener prisa haciéndolo. Crear un ritual e intentar repetirlo todos los días, alrededor de las mismas horas, con calma y tiempo suficiente para poder vaciar bien el vientre y sentirse ligero y limpio por dentro. Insistir, repetir y seguir entrenando tu cuerpo para que responda a tu ritual y crear un firme reflejo condicionado.
Además, hay que beber 2 litros de líquidos al día, ingerir por lo menos 400 g de verdura variada cada día, no olvidarnos de las legumbres (2-3 veces por semana, al menos 200 g en cada toma), consumir productos fermentados (kéfir, chucrut), tres tomas de fruta al día, frutos secos variados, por lo menos 30 g al día. Y si no puedes cumplir con estas cantidades diarias recomendadas, quizás te conviene tomar unos suplementos naturales de fibra.
Conviene de vez en cuando (un día al mes o por semana) acelerar tu propio tránsito intestinal tomando mucho zumo de ciruelas, kiwis o kéfir o/y suplementos de magnesio, y con eso te puedes asegurar una limpieza más profunda.
¿Cómo comer?
Saboreando y apreciando el proceso: sin prisa, masticar, analizar los gustos y las texturas de los alimentos, no comer “mientras tanto” (mientras que hacemos esto o lo otro), no distraer nuestra atención con otras actividades simultáneas, como ver la tele o leer la prensa.
¿Cómo moverse? Cómo debería ser una actividad física adecuada?
Con regularidad. Lo más que le gusta a nuestro cuerpo es la previsibilidad y la regularidad. Con una actividad física rítmica y repetitiva, el cuerpo te lo va a agradecer y te proporcionará un magnifico bienestar. No tienen tanto valor ni son saludables las actividades físicas esporádicas y bruscas como sí lo tiene un ejercicio regularizado e incorporado firmemente a tu rutina. Los movimientos y estiramientos, aunque sean muy sencillos y cortos en el tiempo (al principio, hasta que entras en la rutina y el gusto por ellos y les dediques más tiempo), si se realizan todos los días y a horas asignadas, te activarán todos los sistemas vitales y te asegurarán un bienestar a corto y largo plazo.
¿Cómo saber si nuestro sistema digestivo está en buena forma?
Hay que saber escucharlo: los síntomas como la acidez, el ardor, el reflujo, la pesadez, la hinchazón, el dolor, demasiados gases, la irregularidad del tránsito intestinal, náuseas, etc., son sus formas de expresarse, es el lenguaje digestivo, el aviso de que algo anda mal. Entonces hay que hacerle caso y observar con atención y paciencia tu sistema digestivo: por qué y cuándo te aparecen aquellas molestias (con qué tipo de comida o en qué situación) e intentar corregirlo.
Lo que sucede frecuentemente es que la gente se acostumbra a vivir con hinchazón o diarreas (o todo lo contrario) o piensan que es algo normal o vergonzoso, o que su digestión es así de delicada, sin buscar las respuestas ni intentar corregir la calidad de su función digestiva.
¿Cómo puede afectar un entorno excesivamente ácido en el sistema digestivo?
El cuerpo sano suele equilibrar y controlar el pH (que es el parámetro de la acidez) de sus tejidos y de su medio ambiente. La acidificación excesiva, en el estómago por ejemplo, puede ser causada por bacterias/infecciones, por procesos inflamatorios o por abuso de las comidas “acidificantes” como los hidratos de carbono y los dulces, por ejemplo, o las bebidas gaseosas. La acidificación del contenido del intestino grueso puede ser causada por un desequilibrio de la microflora intestinal, un sobrecrecimiento de las bacterias y/u hongos agresivos y por una mala alimentación. De nuevo, la clave está en la alimentación y en la propia observación.
¿Cómo reequilibrarlo?
Descartar una posible infección o un proceso inflamatorio, que requieran tratamientos con especialistas. Rituales de depuración, batidos verdes, consumo adecuado de las verduras y las frutas, agua, suplementos minerales alcalinizantes y probióticos.
En resumen, los síntomas intestinales pueden reflejar la personalidad y los conflictos psíquicos. Lo que es bueno para un cerebro, lo es también para el intestino, o mejor dicho, para el cerebro abdominal. Y también a la inversa: si cuidamos nuestros intestinos nuestra salud emocional lo notará y nuestro organismo en general nos lo agradecerá.
Como dice el Dr. Jean Seignalet “la limpieza intestinal sería para el cerebro del bajo vientre algo así como una cura de sueño para el sistema nervioso central”.
Fuentes: Un artículo extraído de la revista “Muy Interesante”, más estudios realizados por la Dra. Otilia Quireza y la Dra. Irina Matveikova publicados en diferentes páginas de internet.
Extraído de:http://sanandose.com/nuestro-segundo-cerebro-el-intestino/
Publicado por:
Gloria de los Ángeles Espíndolawww.unmundodebrotes.com



Print Friendly and PDF



Hojas de Naranjo

Son de poderosas hojas dulces, aparte de darnos deliciosas frutas, tienen un inconfundible aroma con estas hojas se puede hacer té para relajarnos y poder conciliar el sueño mejor y para tratar ciertos padecimientos.

Hace muchos años las hojas del naranjo son utilizadas con fines medicinales, el árbol es conocido como citrus sinensis, posee varias propiedades que se encuentran en las “hojas” que son sedantes, las “flores” por esto son indicadas para las personas que padecen crisis nerviosa.

Disminuye los niveles de ansiedad y tienen propiedades antiespasmódicas las cuales son interesantes pueden tratar cólicos estomacales y la presencia de diarreas, tanto en niños como en adultos reduce el aumento de temperatura corporal causado por enfermedades.

Estos son los beneficios que no conocías de las hojas de naranjo:

  • El té de naranjo ayuda a calmar el nerviosismo, un remedio casero muy fácil, estas hojas se deben hervir por tres minutos en agua.
  • Se toma una taza por día (todos los días) después de las comidas.
  • Se usan para tratar problemas estomacales cuando estos están asociados con el estrés.
  • Ayuda a calmar situaciones de histeria y en casos de epilepsia, usar infusiones fuertes o sea con mayor cantidad de hojas frescas y hervir por más tiempo y tomar tres tazas al día.
  • Se usan cuando el corazón palpita más rápido de lo normal.
  • Las hojas tienen poder antioxidante y ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.
  • Se cree que ayudan a bajar la fiebre.
  • Ayudan a calmar dolores de cabezas causados por estrés.
  • También se usa en caso de gripe o problemas respiratorios, como dolor de garganta, congestión, flema y tos.




Print Friendly and PDF



sábado, 27 de junio de 2015

Antibiotico Natural para la infecciones urinarias

Las infecciones urinarias afectan aproximadamente a la mitad de las mujeres a lo largo de toda la vida y hay unas 8 millones de visitas al médico cada año. Las mujeres son más propensas a las infecciones urinarias que los hombres debido a sus uretras son más cortas. Los hombres adultos tienen un inhibidor del crecimiento bacteriano que se inyecta directamente en su sistema urinario a causa de sus glándulas de la próstata.

Síntomas:
  • Impulso permanente a orinar
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Frecuentes pequeñas cantidades de orina.
  • La orina no es clara.
  • Orina roja o rosa brillante.
  • Fuerte olor de la orina.
  • Dolor pélvico en las mujeres.
  • Dolor rectal en los hombres.
Ingredientes:
  • 125 gramos de raíz de perejil.
  • 125 gramos de cáscara de limón.
  • 125 gramos de miel.
  • 1 dl de aceite de oliva.
Modo de preparación:
  • Picar la raíz de perejil.
  • Añadir la ralladura de limón, el aceite de oliva y mezclar la miel hasta su disolución completa. Mezclar bien todos los ingredientes.
  • Refrigere.
  • Tome ½ cucharada cada mañana.
Recuerde: Use la miel y el limón orgánicos y libres de pesticidas. Evite el consumo de cafeína y el chocolate porque éstos estimularán la bacteria en la infección


Print Friendly and PDF



¿Qué es el Gomasio? El Condimento Nutritivo

El gomasio es un condimento japonés a base de semillas de sésamo y sal marina, muy sencillo de elaborar, que aporta proteínas, ácidos grasos esenciales, fibra, calcio, hierro y otros oligoelementos imprescindibles para el organismo, por eso te aconsejamos que siempre lo tengas a mano en la cocina, especialmente si tienes hijas o hijos.
Este nutritivo condimento no sólo aporta un sabor bastante especial a todos los platos, sino que además contiene una serie de aminoácidos, vitaminas y minerales que tu cuerpo agradecerá. Eso sí, si queremos aprovechar sus muchos nutrientes y propiedades terapéuticas, es mejor tener en cuenta a la hora de elaborar la receta algunos detalles importantes que veremos a continuación.

La receta: cómo hacer gomasio

Dependiendo del tipo de receta, se pueden utilizar distintas proporciones con los dos ingredientes principales del gomasio. Aunque lo puedes encontrar ya fabricado en tiendas especializadas, te vamos a proponer una receta bastante fiel a la original, hecha de forma artesanal, con una proporción de siete partes de semillas de sésamo por una de sal marina.

Para elaborarla necesitarás:
  • Una sartén
  • Semillas de sésamo crudas
  • Sal marina sin refinar
  • Un recipiente de vidrio con cierre hermético para guardar el gomasio
  • Un mortero japonés (con estrías)
Sigue los siguientes pasos:
  • Pon siete cucharaditas (de café) de semillas de sésamo en una sartén sin aceite.
  • Caliéntalas a fuego lento hasta que se doren ligeramente o hasta que empiecen a saltar como si fuesen palomitas, moviéndolas continuamente para que se tuesten todas por igual.
  • Échalas al mortero japonés para abrirlas, pero procura no deshacerlas demasiado. Haz movimientos circulares en ambos sentidos en forma de espiral. La idea no es triturarlas, sino abrir las semillas, ya que si no se abren pasarán por el aparato digestivo sin ser metabolizadas y saldrán como han entrado sin que puedas absorber sus muchos nutrientes.
  • Echa una cucharadita (de café) de sal marina sin refinar en la sartén y caliéntala igual que hiciste con las semillas, es decir, a fuego lento y sin aceite.
  • Mezcla los dos ingredientes y guarda la mezcla en un recipiente de vidrio con cierre hermético.
  • Una versión alternativa (la que hacemos nosotras) es tostar también semillas de lino y semillas de chía, molerlas y añadirlas al cocktel de nuestro gomasio.
Por supuesto, si sois muchas personas en casa, puedes hacer más cantidad de gomasio, pero te recomendamos en todo caso que elabores la cantidad que vayas a consumir en una semana más o menos y hagas una nueva mezcla cada siete días, ya que con el paso del tiempo las semillas se oxidan y pierden sus propiedades.
En seguida te hablamos de sus propiedades, beneficios y usos pero, de momento, te dejamos un vídeo para que veas cómo hacerlo:

Propiedades nutricionales del gomasio

El gomasio es uno de esos condimentos que vale la pena tener a mano siempre sí o sí. En cuanto lo pruebes te enamorarás de su sabor, pero lo mejor son sus propiedades nutricionales que benefician a toda la familia:
    • Proteínas. Las proteínas del gomasio contienen una serie de aminoácidos muy beneficiosos para el crecimiento durante la infancia y, en general, para el buen funcionamiento de la bioquímica del cuerpo en personas de cualquier edad. Eso sí, no aportan proteína de alto valor biológico, pues no contienen todos los aminoácidos esenciales.
    • Ácidos grasos esenciales. Los ácidos grasos esenciales, que son poliinsaturados, son una de las cualidades más destacables del sésamo, ya que contiene en abundancia, y su consumo regular favorece el buen estado de las arterias y del sistema cardiovascular en general.
    • Fibra. Consumir gomasio de forma regular es una buena forma de aportar al organismo la fibra necesaria para mantener los intestinos depurados y a pleno rendimiento. La fibra colabora con la flora intestinal, previene el estreñimiento y ralentiza la absorción de azúcares simples, algo muy importante para personas diabéticas.
    • Vitaminas. El gomasio es una buena fuente de vitaminas, sobre todo del grupo B (entre ellas ácido fólico), muy beneficiosas para la piel y los tejidos, y de vitamina E, una de las más antioxidantes que nos mantiene jóvenes y lucha contra el efecto de los radicales libres.
    • Calcio. El sésamo es uno de los alimentos más ricos en calcio. De hecho, posee bastante más que la controvertida leche de vaca. Una cucharada de semillas de sésamo al día son estupendas para los niños, para mujeres enmenopausia y para mantener una buena salud de los huesos en general.
    Beneficios del gomasio
    • Alcalinizante. Gracias a su aporte de minerales, el gomasio participa en el equilibrio del PH sobre excesos en elconsumo de carne, grasas saturadas, aditivos y otro tipo de alimentos acidificantes del sistema.
    • Protege el sistema cardiovascular. Gracias a las grasas poliinsaturadas Omega 3 y Omega 6 del sésamo, el consumo regular de gomasio ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y a mejorar el estado de las arterias.
    • Aliado del sistema digestivo. Gracias a su gran aporte de fibra, el gomasio ayuda a mantener limpios los intestinos y  a conseguir una correcta absorción de nutrientes.
    • Fortalece el sistema inmunológico ya que, según la tradición oriental, equilibra las fuerzas yin y yang, siendo el sésamo uno de los alimentos situados en el medio. De hecho, en la dieta macrobiótica, el gomasio es muy utilizado como elemento terapéutico por esta propiedad.
    • Antioxidante. Gracias a sus vitaminas, el gomasio es un condimento antioxidante que además revitaliza y combate los estados de cansancio y falta de energía.
    • Depura la circulación sanguínea. El gomasio es muy utilizado como depurador general del organismo y de la sangre en particular.
    • Contra la depresión. Gracias al triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina que mejora el estado anímico, la depresión, la calidad del sueño y la energía vital.
    • Remedio oriental. En oriente se utiliza tradicionalmente contra los mareos y para aliviar el dolor de cabeza, dolor de muelas y dolores menstruales.
    • Está riquísimo. Si los anteriores argumentos no te acaban de convencer del todo para incluirlo de manera regular en tu dieta, simplemente pruébalo y deja que el paladar te convenza definitivamente.
    Cómo usar el gomasio
    • Una cucharadita o dos al día. Simplemente toma una cucharadita de gomasio para beneficiarte de sus nutrientes. Si lo ingieres de este modo, sin nada más, es importante que mastiques bien, ya que la acción de las enzimas salivares es muy importante para metabolizar correctamente sus muchos nutrientes.
    • En ensaladas. Una buena forma de aderezar las ensaladas es incluyendo una cucharadita de  gomasio por persona. Si además añades nueces y almendras conseguirás texturas muy agradables, un sabor original y nutrientes que tu cuerpo agradecerá.
    • En guisos. Cualquier tipo de plato admite una cucharadita de gomasio, tanto si se trata de guisos como sopas o purés. Simplemente añade el gomasio una vez que el plato esté listo.
    El gomasio es un condimento muy utilizado en Japón y en las dietas macrobióticas por sus cualidades re-equilibrantes. Aunque la medicina y la nutrición basadas en fundamentos yin y yang nos resulten desconocidas, lo cierto es que cuando se analizan en profundidad tienen bastante sentido común. En cualquier caso, no es necesario sumergirse en estos conceptos para disfrutar de su exquisito sabor y sus excelentes propiedades nutricionales. Por lo tanto, no nos queda otra que admitir que tener gomasio a mano para aderezar cualquier comida es, sin duda, una magnífica idea.

    http://www.vidanaturalia.com/que-es-el-gomasio-el-condimento-nutritivo/

    Ensalada verde con tomates cherry y prosciutto

    Ingredientes:

    • rúcula y espinacas 125 g.
    • Jamon crudo 150g. cortado en tiras
    • 8 tomates cherry
    • tomates secos 2
    • 4-5 aceitunas, sin hueso
    • piñones 40g. tostado (opcional)
    • 1/2 taza de aceite de oliva
    • Aceto balsámico 4 cucharadas
    • ajo 1/2 cucharadita
    • albahaca picada
    • Sal y Pimienta

    Preparacion:

    1. Caliente 1 cucharada de aceite de oliva, saltear el ajo hasta que estén muy ligeramente doradas y dejar que se enfríe.
    2. Poner en un cuenco la rúcula y las espinacas junto con las tiras de jamón, tomates cherry cortados por la mitad, aceitunas y piñones (opcional) y revuelva suavemente.
    3. Batir en la licuadora el aceite de oliva restante con el vinagre, el ajo salteado, albahaca, tomates secados al sol, la sal y la pimienta y verter esta mezcla sobre la ensalada.



    Print Friendly and PDF



    Semillas de Sésamo, Propiedades y Beneficios


    Su extraordinario aporte de calcio y hierro, así como sus beneficiosos ácidos grasos poliinsaturados, hacen de esta semilla uno de los elementos estrella que no deben faltar en el armario de la cocina, sobre todo teniendo en cuenta su magnífico sabor.

    Las semillas de sésamo son “pequeñas pero matonas”, o sea que de insignificantes no tienen nada. Muy al contrario, este pequeño alimento contiene grandes dosis de proteína, grasas poliinsaturadas y calcio, entre otros nutrientes. Esto las convierte en un excelente condimento que podemos añadir a todo tipo de platos de manera regular.

    Las semillas de sésamo provienen de una planta originaria de África e India, aunque en la actualidad se cultivan diferentes variedades alrededor de todo el mundo, sobre todo en América Latina. Además, se trata de un alimento muy versátil, pues se puede consumir tanto la semilla y su aceite, como una gran variedad de productos que podemos elaborar en casa fácilmente a partir de este minúsculo manjar. 

    Propiedades nutricionales de las semillas de sésamo

    Por desgracia la comida basura ha ido ganando terreno al sentido común de nuestros ancestros, de manera que algunos alimentos básicos y muy nutritivos, como las semillas de todo tipo, han quedado relegados a un segundo plano. Las semillas de sésamo no sólo proporcionan un sabor exquisito y diferente a nuestros platos, sino que susexcelentes características nutricionales son suficiente razón como para tenerlas a mano en la cocina de manera regular, sobre todo en hogares con niños.

    Proteínas

    Si bien es cierto que no contienen todos los aminoácidos esenciales, las semillas de sésamo, al igual que las legumbres, son muy ricas en proteínas y, simplemente combinándolas con cereales, podemos obtener una proteína de alto valor biológico. Una buena manera de hacerlo es añadiendo unas cuantas semillas al muesli de cereales en el desayuno. Sobre todo si tenemos hijos o hijas, esta combinación les proporcionará la energía necesaria para empezar el día con fuerza y las proteínas necesarias para llevar a cabo una buena bioquímica del organismo. Y si el muesli no es la opción elegida, una simple cucharadita de semillas molidas por la mañana hará la misma función. ¡Les encantará su sabor! (echa un vistazo a nuestro ejemplo sano de desayuno, comida y cena para ver opciones).

    Grasas

    Uno de los componentes estrella de las semillas de sésamo son, sin duda, sus ácidos grasos esenciales (Omega-3 y Omega-6). Estos ácidos son los más importantes y beneficiosos para la salud de nuestro organismo. Se les llama ácidos grasos esenciales porque nuestro organismo no los puede fabricar y necesitamos ingerirlos a través de la dieta. Estos ácidos grasos son sumamente beneficiosos para el sistema cardiovascular y para prevenir enfermedades relacionadas con el mal estado de las arterias, como veremos más adelante.

    Hidratos de carbono

    Otra de las propiedades más destacables de las semillas de sésamo es su gran aporte de fibra, un tipo muy especial de hidrato de carbono. La fibra es fundamental para mantener una buena salud intestinal ya queactúa como un cepillo limpiando en profundidad los elementos tóxicos que van quedando depositados en lasparedes intestinales. Además favorece la formación de masa fecal, y un buen tránsito intestinal siempre es sinónimo de buena salud general del organismo.

    Vitaminas

    Las semillas de sésamo son particularmente ricas en vitaminas del grupo B (B1, B3, B6, ácido fólico). Estasvitaminas son esenciales para la buena salud de la piel y de los tejidos, y por lo tanto favorece el correcto funcionamiento del corazón y de los músculos. También contiene una cantidad significativa de vitamina E, una de las vitaminas más antioxidantes, capaz de contrarrestar los efectos de los radicales libres.

    Minerales

    Las semillas de sésamo contienen numerosos minerales, como fósforo, potasio, magnesio, zinc, etc. Pero lo más destacable es su extraordinario aporte de calcio. Las semillas de sésamo son una de las fuentes más ricas de calcio que podemos encontrar. Por eso es un alimento crucial que no debe faltar en la dieta de niñas y niños, así como en la de mujeres postmenopáusicas y embarazadas. Contiene casi el doble de calcio que la leche y su consumo no implica la absorción de hormonas o antibióticos presentes en los productos lácteos.

    Por cada cien gramos, estas son las cantidades de nutrientes que encontramos en las semillas de sésamo:

    Calorías598 Kcal.
    Proteínas20 gr
    Hidratos de carbono23 gr
    Grasas58 gr
    Vitamina B10,8 mg
    Vitamina B60,79 mg
    Vitamina B34,5 mg
    Ácido fólico97 mcg
    Vitmina E2 mg
    Calcio670 mg
    Hierro10 mg
    Zinc5 mg
    Potasio470 mg
    Fósforo629 mg
    Magnesio351 mg

    Beneficios de las semillas de sésamo

    Estos son los muchos beneficios que podemos incorporar a nuestra salud con el consumo regular de semillas de sésamo:
    • Protegen el sistema cardiovascular gracias a sus ácidos grasos poliinsaturados que mejoran el estado de las arterias, provocando una menor incidencia de hipertensión, infarto de miocardio, angina de pecho, etc. 
    • Mejora el estado de las personas diabéticas. Según algunos estudios, como el publicado en Journal o Medical Foods, el consumo regular de aceite de semillas de sésamo reduce la presión arterial y el nivel de glucosa en diabéticos hipertensos. 
    • Mejoran la depresión gracias a su extraordinario aporte del aminoácido triptófano, precursor de la serotonina, que controla el estrés, la ansiedad, el insomnio, la depresión y la falta de energía. 
    • Previenen la osteoporosis, gracias al importante aporte de calcio que supone el consumo regular de semillas de sésamo. 
    • Nos mantiene jóvenes. Sus vitaminas y minerales antioxidantes mantienen en plena forma el sistema inmunológico y combaten la oxidación. 
    • Protegen el aparato digestivo, gracias a la acción de su fibra (mucílagos), protegiendo las mucosas e impidiendo la aparición de irritaciones (gastritis, acidez, etc). 
    • Mejora la salud bucal. Según el ayúrveda, medicina tradicional hindú, dejar unos minutos aceite de sésamo en la boca previene la formación de caries, gingivitis, placa dental y mal aliento. 
    Cómo consumir las semillas de sésamo

    Las semillas de sésamo son un alimento tremendamente versátil, pues no sólo se pueden incluir en todo tipo de platos en forma de semilla o de aceite, sino que permiten la elaboración de diferentes productos caseros de manera muy sencilla. Eso sí, para obtener sus nutrientes, es importante que tengas en cuenta lo siguiente:
    • Las semillas de sésamo han de abrirse antes de comerlas, ya que si no, el organismo las expulsará tal y como han entrado, es decir, sin aprovechar sus muchos nutrientes. Para ello necesitarás un mortero japonés. Los morteros japoneses no son lisos, sino que tienen unas pequeñas estrías para moler y abrir los granos y semillas. Una vez despedazadas, ya las puedes incorporar a cualquier plato. 
    • Cómelas al poco de haberlas molido. No es necesario que las muelas cada vez que las vayas a comer, puedes moler cierta cantidad y guardarla en un recipiente de vidrio durante unos días. Pero procura no guardar mucha cantidad durante demasiado tiempo porque si no se enranciará. Elabora una cantidad que te sirva para el consumo de una semana, más o menos. 
    • Se pueden añadir crudas (molidas) a cualquier guiso, ensalada, yogur, muesli, etc. 
    • Otra opción es tostarlas ligeramente en una sartén sin aceite, hasta que cojan un poco de color o hasta que empiecen a saltar como las palomitas. Luego muélelas. Su sabor cuando están tostadas aumenta considerablemente y le dará un toque diferente y exquisito a cualquier plato. 
    • Otra forma de aprovechar sus propiedades es consumir regularmente aceite de sésamo, en las ensaladas, por ejemplo. Es muy importante que elijas un aceite de alta calidad, de semillas crudas prensadas en frío y, a ser posible, en una tienda de productos biológicos. 
    • El gomasio es un condimento muy utilizado en japón que consiste en elaborar una pasta (seca) en la que se mezclan diferentes proporciones de semillas de sésamo molidas y sal marina. 
    • El tahini es otro de los condimentos típicos. Se elabora mezclando semillas de sésamo molidas con agua hasta conseguir una textura cremosa a la que puedes añadir otros condimentos y utilizar en forma de salsa o para untar en el pan. 

    http://www.vidanaturalia.com/semillas-de-sesamo-propiedades-y-beneficios/


    Print Friendly and PDF



    viernes, 26 de junio de 2015

    Salsa de soja con sésamo y miel

    Disuelva a fuego lento en un cazo
    • 1/4 taza de azúcar 
    • 1 taza de vinagre blanco o de arroz 
    Páselo a un bol y añada
    • 2 cucharaditas de salsa de soja 
    • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas 
    • 1 cucharada de miel 
    • 1/4 cucharadita de sal. 
    Sirva con cualquier entrada tailandesa o china, o con pollo o pescados fritos o al vapor.

    Para 1 y 1/2 tazas.

    Print Friendly and PDF



    Antibiotico Natural


    El remedio que detallaremos a continuación, comenzó a utilizarse en la época medieval. Su fórmula básica se originó en Europa y era consumida para tratar todo tipo de enfermedades, epidemias y pandemias.
    Esta receta natural, funciona para limpiar íntegramente el organismo. Se considera la fórmula maestra para matar bacterias de todo tipo. Sus beneficios son:
    • Es antiviral: Elimina los virus que causan muchas enfermedades.
    • Es antifúngico: Previene y mata eficazmente los hongos.
    • Promueve la circulación sanguínea: Mejora el drenaje linfático de todas las partes del cuerpo.
    • Al ser un antibiótico natural, tiene excelentes resultados en tratamientos para combatir la cándida. (La cándida es una levadura, un hongo que puede reproducirse dentro de nuestro organismo y desencadenar variadas infecciones).
    • Es un antibiótico de amplio espectro: mata bacterias patógenas de varios tipos.
    • Ayuda a eliminar parásitos intestinales.
    • Estimula la eliminación de toxinas: purifica la sangre.
    • Fortalece el sistema inmunológico: a lo largo de los años ha combatido enfermedades crónicas y mortales.
    Receta del Antibiótico

    Cada uno de los ingredientes de esta receta, aportan un beneficio único, convirtiendo a este remedio en el más poderoso de todos los remedios naturales.
    • Ajo: A diferencia de los antibióticos químicos, el ajo es un antibiótico natural que no elimina bacterias necesarias para el organismo (como las que se alojan en el sistema digestivo). Es también antifúngico y elimina microorganismos causantes de enfermedades.
    • Cebolla: Tiene propiedades similares al ajo aunque es menos agresiva contra los microorganismos.
    • Rábano picante: Es una hierba utilizada para curar enfermedades pulmonares y las que afectan los senos paranasales.
    • Jengibre: Es utilizado como antiinflamatorio por promover la circulación sanguínea.
    • Chiles: Por un lado, tienen propiedades antibióticas, por el otro, promueven la circulación sanguínea de todo el cuerpo.
    • Cúrcuma: Reduce las inflamaciones del organismo y lo limpia de infecciones. Es efectiva eliminando células cancerígenas y aliviando el dolor articular.
    • Vinagre de sidra de manzana: Cuenta la historia que Hipócrates, el padre de la medicina, sólo utilizaba dos remedios: el vinagre de manzana y el de miel. Alrededor del año 400 a.C. ya conocían las bondades saludables de este alimento. Contiene una fibra llamada pectina que reduce el colesterol malo y regula la presión arterial. También ayuda a controlar el hambre voraz y la ansiedad.
      Cuando ingieres un alimento junto con vinagre de manzana, este último extrae el calcio de lo que consumes y promueve su absorción por parte del cuerpo. Es decir que ayuda a la salud y fortaleza de nuestros huesos.
      Es rico en potasio y en betacaroteno. Previene la acción de los radicales libres y ayuda a lucir una piel saludable y tersa.
      Contiene ácido málico que lucha contra las infecciones fúngicas y bacterianas. Incluso elimina los depósitos de ácido úrico que se alojan en las articulaciones.
      Utiliza vinagre de sidra de manzana para tratar: cefaleas, estreñimiento, artritis, indigestión, diarreas, fatiga crónica, etc.
    Antes de realizar esta preparación, te aconsejamos que uses guantes en las manos. Al manipular ingredientes picantes, puedes sentir hormigueos y luego, corres el riesgo de tocarte los senos paranasales.
    Utiliza ingredientes orgánicos y frescos.

    Ingredientes:
    • 700 ml de vinagre de sidra de manzana.
    • ¼ taza de cebolla finamente picada.
    • ¼ taza de ajo finamente picado.
    • ¼ taza de jengibre fresco (rallado en el momento).
    • 2 ajíes picantes o chiles (el más fuerte que consiga).
    • 2 cucharadas de rábano picante rallado.
    • 2 cucharadas de polvo de cúrcuma (o 2 raíces de cúrcuma).

    Elaboración:
    • Coloca todos los ingredientes en un recipiente, menos el vinagre de manzana. Mezclar bien.
    • Luego, pasar la preparación a un frasco hermético, previamente esterilizado. Ten en cuenta que 2/3 del frasco deben estar cubiertos por los ingredientes secos.
    • Verter el vinagre sobre los alimentos secos, hasta llegar al borde del frasco. El 1/3 que quedaba libre, ahora es rellenado por vinagre de manzana.
    • Cerrar bien el recipiente y agitar con fuerza.
    • Mantener el frasco en lugar fresco y seco, sin exposición a la luz directa del sol, durante dos semanas. El frasco debe agitarse varias veces, todos los días, mientras está macerando.
    • Pasados los 14 días, colar la preparación. Exprime bien el preparado para que todo el líquido caiga mejor mientras está siendo colado. (Los desechos sólidos pueden secarse y ser utilizados para cocinar).
    • Guarda el líquido en un recipiente, ¡tu antibiótico ya está listo! No es necesario guardarlo en el refrigerador, ya que perdura por mucho tiempo sin echarse a perder.
    Consumo:
    • Como primera medida, debes saber que el sabor es muy fuerte y picante. Si no estás acostumbrado a los alimentos fuertes, debes empezar con una dosificación pequeña. Come una rodaja de naranja o lima luego de beber este remedio, eso te ayudará a aliviar el ardor y el calor.
    • Toma una cucharada de este tónico todos los días para fortalecer el sistema inmunológico. Debes hacer gárgaras y luego tragar. No lo diluyas en agua ya que perderá el efecto.
    • Paulatinamente, aumenta la cantidad de la dosis hasta llegar a beber un vaso pequeño al día. El tamaño aconsejable es el de un vasito de licor.
    • Para el tratamiento de enfermedades crónicas y graves, se deben tomar 5 cucharadas al día.
    Advertencia: Nunca consumas este remedio en ayunas o con el estómago vacío. Si al tomar la cucharada sientes náuseas, prueba al otro día con una dosis menor y luego ve aumentándola.




    Print Friendly and PDF



    BlogBooker

    Turn your Blog into a PDF Book/Archive.


    BlogBooker