Questions? Feedback? powered by Olark live chat software AdvertisingJennifer Love Hewitt Wallpapers

Etiquetas

Afganistan (1) Albania (2) ALCO (27) Alemania (9) Argelia (6) Argentina (173) Armenia (9) Australia (1) Austria (2) Ayurveda (21) Banblagesh (2) Belgica (5) Bermuda (1) Bielorusia (1) Bolivia (27) Bosnia- Herzegovina (2) Brasil (12) Bulgaria (5) Canada (1) Cerveza (92) Chile (237) Chilenos Cocinando a la Chilena (14) China (21) Chipre (14) Colombia (14) Comidas Típicas Criollas (36) Corea (8) Croacia (1) Cuba (21) De re coquinaria (16) Detox (5) Dinamarca (5) Dulce de Leche (4) Ecuador (12) Egipto (8) El libro de mi casa (12) El Salvador (5) Escandinavia (3) Escocia (1) Eslovaquia (2) España (85) Estados Unidos (36) Etiopia (5) Fibromialgia (54) Filipinas (1) Finlandia (6) Fotosecuencia (44) Francia (16) Georgia (2) Germinados - Brotes (3) Grecia (63) Groenlandia (1) Grupo sanguíneo y dieta (12) Guatemala (5) Guia Cerveza (8) Guyana (2) Haití (2) Hawaii (1) Honduras (2) Hong Kong (2) Hungría (1) India (11) Inglaterra (13) Irak (4) Iran (6) Irlanda (1) Islas Cayman y Antillas Menores (2) Islas Fiji (1) Israel (7) Italia (63) Jamaica (1) Japon (40) Jean Seignalet (3) Jordania (4) Judia (17) Juegos de Tronos (6) Korea (1) Las hicimos (247) Letonia (1) Libano (11) Líbano (2) Libia (2) Libro "Frigorifico La Negra" (1) Liechtenstein (3) Lituania (2) Macuxi (2) Magreb (6) Mapuche (14) Marruecos (6) Mexico (24) Mi Birra (1) Nepal (1) Nicaragua (3) Noruega (2) Notas (1012) Paises Bajos (1) Países Balcanicos (1) Pakistan (4) Palestina (11) Panama (3) Panificacion Teoria (17) Paraguay (26) Peru (32) Pizza (2) Placas (150) Polonia (3) Puerto Rico (1) Quijote (13) Rapa Nui (1) Recetas (1551) Reino Unido (15) Rejuvelac (3) Republica Checa (1) República Checa (1) Republica Dominicana (2) Rumania (2) Rumanía (1) Rusia (18) Serbia (2) Sin TACC (44) Siria (11) Sudafrica (1) Suecia (4) Suiza (1) Sumerios (2) Tailandia (1) Taiwan (2) Tibet (2) Tunez (8) Turquia (25) Ucrania (4) Uruguay (8) Vegano (146) Venezuela (16) VER (2) Video (19) Vietnam (2) Vitamina B12 (5)

Buscar este blog

lunes, 24 de noviembre de 2014

Budin de Pan

Budin de Pan Integral Paso a Paso
(foto de la web)
Ingredientes:

  • 400 gr de migas de pan
  • 1 litro de leche
  • 3 huevos
  • 300 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 50 gr de uvas pasas (opcional)

Preparación:

  • Quitamos la corteza al pan y lo vamos cortado a daditos y los metemos en un bol.
  • Calentamos la leche hasta que este tibia y la volcamos sobre las migas de pan que teníamos reservadas.
  • Batimos ligeramente los huevos y los añadimos a la mezcla.
  • Agregamos el azúcar y la vainilla a la mezcla y mezclamos. Por ultimo si queréis le añadimos las pasas y volvéis a mezclar bien.
  • Vertemos la mezcla en dos moldes con el fondo de caramelo. Lo aconsejable seria utilizar dos moldes rectangulares de 20 cm de largo aproximadamente.
  • Horneamos a temperatura baja (160ºC) al baño maría, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio y seco. (Mas o menos tardara una hora).
  • Dejar enfriar y desmoldar.

También se puede hacer con facturas que hayan sobrado de días anteriores.





Print Friendly and PDF



domingo, 23 de noviembre de 2014

Crema de mandarina

El curd es una crema de frutas muy habitual en reposteria como relleno para tartas, galletas, macarons y tartaletas.

Los ingredientes básicos con yema de huevo batida, azúcar, zumo y cáscara de fruta, que se cocinan suavemente juntos hasta que espesan, dejándose entonces enfriar para obtener una crema suave y de sabor intenso. Algunas recetas incluyen también clara de huevo y mantequilla. Se recomienda su conservación en la nevera

Su origen parece remontarse a finales del siglo XIX y principios del XX en Inglaterra , pues era tradicional servir crema de limón (lemon curd) casera con pan o scones para acompañar el té como alternativa a la mermelada.


Ingredientes:

  • 2 mandarinas.
  • 4 huevos.
  • 100 gramos de mantequilla.
  • 200 gramos de azúcar.

Paso a paso:

  • Lo más importante de esta receta es tener cuidado al rallar las mandarinas, es importante rallar toda la piel pero suavemente para no quedarnos con la parte blanca pues nos aportaría amargor que no necesitamos.
  • Una vez ralladas exprimimos el zumo.
  • Ahora batimos el zumo, la ralladura de mandarina, el azúcar y tres huevos. Además yo le agrego una cuarta yema. Batimos con varillas hasta obtener una crema homogénea.
  • Ahora ponemos esta mezcla al baño maría y le agregamos la mantequilla en dados.
  • Removemos constantemente para que la mantequilla se deshaga e integre y la mezcla vaya espesando, este proceso puede tardar de 10 a 15 minutos.
  • Ahora rellenamos los  vasos o moldes donde queramos presentar nuestra crema y  tapar con un papel film , para evitar que nos cree una costra.
  • Antes de servir lavar una mandarina y rallar un poquito sobre la superficie de la crema para darle un toque de color que le da una alegría especial a nuestra crema de mandarina.

Si nos apetece una crema más líquida solo tenemos que ponerle algo más de zumo y esperar algo menos en el baño maría par que no tome tanta consistencia, una cosa buena de esta receta es que podemos darle la textura exacta que nosotros deseemos. Tener en cuenta que al dejarla enfriar siempre espesa un poco más.



Print Friendly and PDF



sábado, 22 de noviembre de 2014

Alfajores de maicena (fécula de maíz)

Con esta receta salen aproximadamente 24 alfajores.


Ingredientes:
  • 200 gr. De manteca,
  • 200 gr. De harina común,
  • 300 gr. Almidón (fécula) de maíz (maicena),
  • 1/2 cdita. De bicarbonato,
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear (royal),
  • 150 gr. De azúcar (si se reemplaza por azúcar impalpable/glass quedan aún más suaves)
  • 3 yemas (respetar),
  • 1 cda. De coñac (opcional),
  • 1 cdita. De esencia de vainilla,
  • 1 cdita. Llena de ralladura de limón (opcional).
Para rellenar:
  • Dulce de leche repostero,
  • Rayadura de coco
Procedimiento:
  • Tamizar la harina, el almidón de maíz maizena, el bicarbonato y el polvo de hornear. Reservar.
  • En un bol batir (si es con batidora mejor) la manteca blanda, tipo pomada no derretida, con el azúcar. Es importante este paso para lograr un buen cremado.
  • Agregar las yemas de a una, mezclando bien cada vez, luego agregar el coñac, la esencia y la ralladura de limón, mezclar bien. Terminar de incorporar batiendo.
  • Incorporar poco a poco los secos tamizados mientras unimos con nuestras manos todo sobre la mesada formando un arenado húmedo no amasando. Este es otro paso importante para lograr que se unan todos los ingredientes y que quede una masa que luego de deshaga en la boca. Una vez que logramos que el arenado esté totalmente húmedo y no quedar rastros de harina terminar de unir sin amasar. 
  • Llevar a la heladera por 1 hora.
  • Estirar la masa sobre la mesa enharinada y dejarla de 1/2 cm. De espesor y cortar círculos de unos 4 cm. De diámetro aproximadamente.
  • Colocarlos en placas enmantecadas y enharinadas. Cocinar en horno medio pre-calentado a 180ºc durante unos 10 a 12 minutos depende del horno. Es importante que no doren, solo en la base.
  • Retirar de la placa con mucho cuidado ayudándote con una espátula. Yo le doy antes un pequeño golpe en la basa a la placa sobre la mesada para despegarlos.
  • Dejar enfriar antes de armarlos.
  • Formar los alfajores uniendo dos tapitas con dulce de leche, presionar apenas, pintar los bordes con dulce de leche (con ayuda de un cuchillo de untar) y luego hacerlos rodar por coco rallado. 

Consejos y trucos
  • Recuerden utilizar la manteca tipo pomada, es importante para que luego la masa tenga la suficiente humedad como para absorver todos los secos.
  • La cocción debe ser baja . Las tapas deben quedar blancas y secas, no crocantes se debe deshacer en la boca.
  • En el caso que la masa quede muy pero muy seca y se complique unirla agrega un poco de claras sobrantes. Pero no es lo indicado ya que se modifica la textura.
  • Retirar las tapa de la placa sin dejarlas enfriar con ayuda de una espátula. 
  • El dulce de leche repostero permite lograr que los alfajores estén bien armados por ser mas "duro" que el tradicional.
  • Los alfajores logran una mejor textura armados de un día para otro.



Print Friendly and PDF



viernes, 21 de noviembre de 2014

Salsa barbacoa

Parece que fue inventada en 1829, en inglés la salsa barbacoa, se denomina Barbecue sauce o BBQ sauce, se trata de una combinación de muchos ingredientes que dan lugar a una salsa espesa ligeramente dulce, aunque también la hay ácida y picante.
Las salsas barbacoa se pueden combinar entre ácidas y dulces, generalmente llevan condimentos especiados o se hacen eco de un solo sabor. En la mayoría de los casos hacen realce de los sabores ahumados de la barbacoa. Los ingredientes pueden variar desde la salsa de tomate, el vinagre, las especias, y edulcorantes y miel. Estas variaciones obedecen a recetas lugareñas y a especialidades locales.
Se hizo muy popular en EEUU ya que fue comercializa por Heinz en 1940 y Kraft en 1960.
La salsa barbacoa, en su origen,  se suele utilizar para dar sabor a carnes hechas en la parrilla o barbacoa, como el pollo o las costillas, aunque también se le puede poner a otros alimentos cocinados en el fuego o incluso hoy la encontramos sustituyendo el tomate de las pizzas.

Ingredientes:
  • 1 Cucharada aceite (oliva o girasol)
  • 1 cebolla pequeña bien picadita 
  • 3 ajos picaditos
  • 1 cucharada aji molido 
  • 4 cucharadas azucar morena
  • 1 cucharadita semillas molidas de hinojo o anís 
  • 1 taza de ketchup
  • 2 cucharadas de salsa de soja 
  • Sal y pimienta a gusto
Procedimiento:
  • En una olla de fondo grueso a temperatura baja agregar cebollas, ajos, ají, azucar e hinojo.
  • Cocinar hasta que la cebolla este traslucida y el azucar disuelta.
  • Agregar el ketchup y soja, cocinar a fuego muy lento por 10 minutos.
  • Salpimentar a gusto




Print Friendly and PDF



Mezcla de especias para carnes, Kansas City

http://www.lasrecetasdenorali.com/
Buena combinación de especias para acompañar carnes de cerdo

Ingredientes:
  • 4 cucharadas azucar morena (brown sugar)
  • 2 cucharada paprika 
  • 1/2 cucharada pimienta negra recién molida
  • 1/2 cucharada sal 
  • 1/2 cucharada aji molido
  • 1/2 cucharada ajo en polvo
Combinar todos los ingredientes utilizar en el momento o se puede conservar en recipiente al vacío hasta por 6 meses.


Print Friendly and PDF



martes, 18 de noviembre de 2014

Descubre tu nivel de Acidificación Corporal

(Este reportaje contiene tabla de alimentos acidos y alcalinos y test de acidificacion alimentaria)
El nivel de ácidos y bases es una variable que siempre está pre­sente en el organismo humano y es de vital importancia para la salud que exista una proporción equilibrada entre ellos. Dicho nivel se define mediante el valor pH, es decir, mediante el pH se mide el grado de acidez o basicidad de cualquier sus­tancia.
Si se une un ácido con una base (de igual fuerza y en concen­traciones idénticas) se obtiene una solución que no reacciona de manera acida ni tampoco de manera básica: se trata de una solución neutral que contiene una sal. Esta solución química­mente neutral tiene un pH de valor 7.
Un valor pH entre 0 y 6.9 es propio de un ácido, y un valor pH entre 7 y 14 es propio de una base.
Los valores pH en el organismo varían según el órgano que ana­licemos. En el estómago predomina el medio ácido mientras que en la saliva también se registran valores básicos. La sangre es el único componente del organismo en donde el pH presen­ta siempre un valor constante de 7.4 (ligeramente básico).
El análisis del estatus ácido-base de la sangre y la orina pro­porciona información crucial para la elaboración de los diag­nósticos en la medicina clínica.

¿Cómo surge la acidez?


El proceso de digestión de las proteínas genera ácidos dentro del organismo. Para estabilizar el equilibrio ácido-base el cuer­po elimina el exceso de ácido fundamentalmente a través de los ríñones. Además, la expulsión de dióxido de carbono en la espiración también contribuye a regular el valor pH.
Es muy importante que la relación de las proporciones ácido-base sea equilibrada.
Unos hábitos vítales y alimenticios desequilibrados pueden descompensar el equilibrio ácido-base y con él la salud del organismo. Cuando ya no es posible evacuar los ácidos pro­ducidos éstos se acumulan, frecuentemente en el tejido con­juntivo, y el resultado de este proceso no es otro que la acidi­ficación.

La acidificación: un problema infravalorado


Diversos estudios sobre los hábitos de población arrojan un dato: el 80 % de los habitantes de los países industrializados de occidente presentan alteraciones de la relación de las pro­porciones ácido-base.
A muchos los síntomas les resultarán familiares: cansancio y decaimiento permanente, propensión a las infecciones, dolores de cabeza, problemas digestivos o acidez estomacal. Detrás de estas “indisposiciones” y malestares cotidianos, a menudo inexplicables, los médicos en general y los expertos en naturopatía y medicina natural detectan cada vez con más fre­cuencia un común denominador: la creciente acidificación del organismo. Todo aquel que quiera hacer algo por evitarlo debe procurar que su alimentación sea suficientemente alcalina y debe evitar exponerse a factores desencadenantes de estrés. Cuando no sea posible seguir esta estrategia como es debido se puede optar por la ingesta de una mezcla adecuada de sales minerales de efecto alcalínizante.

¿Por qué se produce la acidificación?


El tipo de alimentación y los hábitos de vida tanto en el traba­jo como fuera de él suelen ser las principales causas de un organismo ácido.
Principales causas que dan lugar a alteraciones transitorias de nuestro equilibrio ácido-base:
  • una alimentación incorrecta o predominantemente acida (mucha carne)
  • consumo inadecuado de alcohol
  • la nicotina y la cafeína
  • escasa ingesta de líquidos
  • el estrés, sobrecargas físicas y mentales
  • dietas desequilibradas
  • diversos contaminantes medioambientales
  • falta de actividad física
  • transformación y neutralización insuficiente de los ácidos debido a una carencia de vitaminas y olígoelementos
El mantenimiento de unos niveles de ácido normales es de importancia vital para la totalidad del organismo humano. Por ejemplo, la sangre sólo puede transportar como es debido el oxígeno y los nutrientes si el índice de ácido está dentro del ámbito considerado normal. Hasta el corazón deja de funcio­nar correctamente cuando el miocardio se acidifica.
El organismo ha desarrollado un ingenioso sistema para man­tener sus índices de ácido dentro de unos niveles saludables. Los ácidos resultantes del proceso metabólico pueden salir fue­ra del organismo a través de los ríñones, el intestino, la piel y los pulmones, o bien el propio organismo se encarga de supri­mir los efectos perjudiciales de dichos ácidos “compensándo­los” con las denominadas bases, es decir, neutralizándolos.
Ahora bien, cuando el cuerpo se acidifica es porque recibe un exceso de sustancias acidas y carece de suficientes sustancias alcalinas (básicas) para luchar contra los ácidos. Entonces, en estos casos, el organismo recurre al “plan de emergencia”: los ácidos se depositan en el tejido conjuntivo que es donde -por el momento- menos perjuicios ocasionan

Síntomas de acidificación


A la larga la acidez termina ocasionando enfermedades
Los efectos de las alteraciones internas del metabolismo no se manifiestan espectacularmente, sino que van ganando terreno poco a poco. Por eso lo único que podemos hacer para detec­tarlas es prestar atención a las señales de aviso que emite nuestro organismo. En el caso de la acidificación corporal, sue­len ir apareciendo progresivamente una serie de molestias características.
Entre las manifestaciones típicas tenemos, por ejemplo:
  • falta de energía crónica
  • agotamiento al menor esfuerzo y tendencia a sentir frío
  • escasa capacidad de recuperación
  • dificultades para concentrarse
  • irritabilidad
  • cansancio
  • uñas blandas, quebradizas, hendidas, estriadas o con manchas
  • molestias articulares
  • excesiva sensibilidad al dolor
  • propensión a las infecciones
  • propensión a las alergias
También debemos prestar especial atención al estado de nues­tra piel porque una piel seca, resquebrajada, agrietada o con eccema seco en ocasiones puede ser indicio de acidificación.
Con el correr del tiempo, un exceso de acidez permanente sos­tenido durante mucho tiempo (también denominado acidosis) puede acarrear consecuencias peores, en este caso estaríamos hablando de enfermedades más graves.

Alimentación acidificante


En el momento en que somos conscientes de dónde proceden los ácidos, podemos hacer todo lo posible para evitarlos. Muchos de los ácidos que se generan en nuestro organismo son fruto de una alimentación incorrecta. En cualquier caso, no es necesario insistir mucho en la idea de que una alimentación adecuada es la base de un estilo de vida saludable, no sólo en lo que al grado de acidificación se refiere, sino en otros muchos aspectos. En este caso hago mío ese refrán popular que dice: somos lo que comemos.
En principio las comidas acidificantes no contienen necesaria­mente ácidos, pero producen sustancias acidas durante el pro­ceso de la digestión y al ser absorbidas y aprovechadas por las células. Esta producción de ácidos constituye un proceso natu­ral e inevitable que tiene lugar en el organismo de cualquier persona. Un ejemplo muy conocido: como resultado de la digestión y la transformación de las proteínas de la carne se producen forzosamente ácidos, de los cuales probablemente el ácido úrico sea uno de los más conocidos. El exceso de ácido úrico se convierte en cristales de urato sódico, que por su pro­pio peso precipitan y se depositan en las articulaciones y en otros tejidos, provocando la gota y otras enfermedades articu­lares dlscapacitantes y muy dolorosas.

Nutrición y estilo de vida


La opinión de los científicos es que deberíamos Ingerir cuatro veces más elementos alcalizantes que acidificantes a través de la alimentación (proporción óptima 80 : 20) a fin de alcan­zar una relación equilibrada entre ácidos y bases dentro del organismo.
Tenga presente que el estrés y el tabaco agravan aún más los posibles desequilibrios existentes. También los diabéticos y las personas cuyo metabolismo es el propio de situaciones en las que se pasa hambre (rígidas dietas de adelgazamiento), es decir, todos aquellos organismos que cuentan con un apor­te alimenticio restringido, producen automáticamente más ácidos.
Por tanto, además de decantarse por una alimentación equili­brada, rica en minerales y con abundancia de fruta y verduras, también resulta aconsejable evitar el estrés y excesivo ajetreo. En este sentido hay que recalcar que comer es una de esas actividades que nunca deben llevarse a cabo deprisa y corrien­do. Masticar bien, ensalivar abundantemente los alimentos e ingerir suficiente líquido (por lo menos 2 o 3 litros diarlos) son hábitos muy saludables. La práctica de actividad física, a ser posible al aire libre y sin caer en el esfuerzo excesivo, propor­ciona también oxígeno y activa el metabolismo. Ésta es otra forma de impedir la acumulación de desechos resultantes del metabolismo de los alimentos que son perjudiciales para el organismo.
Por regla general cuantas más proteínas contiene un alimento más ácidos se producen al procesarlo. Los alimentos de sabor ácido no son necesariamente acidificantes. Por ejemplo, los limones y las naranjas son alimentos alcalizantes. Por tanto, lo que Importa no es el sabor de los alimentos sino cómo se metabolizan.

Alimentación equilibrada rica en sustancias minerales


En la tabla anterior podemos observar una clasificación de los ali­mentos en relación a su grado de acidez. De todos es sabido que una alimentación equilibrada, muy variada, abundante en ali­mentos frescos y de origen vegetal, rica en vitaminas y minerales, y moderada en su contenido de grasa e hidratos de carbono, es una magnifica base para mantener nuestro cuerpo en buen esta­do de salud.
En cualquier caso, cuando se produce la acidificación corporal debemos prestar especial atención a la alimentación y sobre todo a su contenido en sustancias minerales que, además de contribuir a contrarrestar la acidez corporal, son muy importantes dentro de cualquier plan de alimentación razonable y saludable, tanto para el desarrollo fisiológico de numerosos procesos metabólicos como para la profilaxis de gran cantidad de enfermedades.
Hoy en día la sofisticación y el refinamiento de numerosas mate­rias primas usadas en la industria alimentaria han dado como resultado que cada vez resulte más difícil aportar al organismo sustancias de importancia vital como el zinc, el calcio, el magne­sio o el manganeso. Estos elementos minerales son sustancias inorgánicas que deben ser suministradas regularmente a través de la alimentación a fin de preservar al organismo de la apari­ción de síntomas carenciales, siendo la acidificación de los teji­dos corporales uno de los primeros síntomas apreciables, al que le seguirán otros más graves si no se pone remedio.
Por todo ello nuestra alimentación cobra una vital importancia. No se trata de evitar permanentemente la comida rápida, la bollería Industrial, los alimentos envasados y los precocinados, se trata más bien de no convertir este tipo de comida en nuestra forma habitual de alimentación, y de prestar atención al conte­nido natural de sustancias básicas, como vitaminas y minerales, de los alimentos que ingerimos, así como de contrarrestar su ausencia o escasez con algún complemento alimenticio de cali­dad, sobre todo en aquellos momentos en los que no podemos decidir sobre el tipo de alimentación que queremos, o cuando se hacen dietas en las que se ingieren pocos alimentos o poca can­tidad.

Consejos para una alimentación equilibrada:


  • una o dos porciones de pescado semanales productos elaborados con harina integral en lugar de harinas refinadas
  • muchas frutas, verduras y hortalizas frutos secos una vez por semana como máximo legumbres y productos derivados de la soja dos veces por semana
  • carne magra dos veces por semana como máximo dos huevos por semana como máximo debe emplear exclusivamente aceites vegetales de cali­dad
  • hay que tomar mucho líquido: por lo menos dos litros diarios (¡sin azúcar y sin gas!) consumo regular de productos lácteos y queso

¿Cómo reacciona el organismo ante la acidificación?


Normalmente, el organismo trata de neutralizar el exceso de acidez corporal recurriendo a nutrientes alcalinos y a elemen­tos minerales aportados por el propio cuerpo, incluso en los casos de acldosis respiratoria, que es la que se produce por la retención respiratoria del CO2.
Si estos nutrientes minerales no están presentes en la alimen­tación o no se absorben en cantidades suficientes a través del intestino, el organismo recurre a sus propios depósitos, que poco a poco se van quedando vacíos. Esta pérdida de sustan­cias alcalinas necesarias para el correcto equilibrio ácido-base deja al cuerpo “literalmente desnutrido”.
Una vez consumidas estas reservas de nutrientes minerales ya no es posible neutralizar los ácidos. Entonces se forman sales difícilmente solubles que se acumulan preferentemente en los tejidos adiposo y conjuntivo. La elevada sobrecarga acida sos­tenida durante largo tiempo recibe el nombre de acidificación crónica.

¿Cuál el el grado de ácidez de tu organismo?


Tal y como hemos descrito anteriormente, los efectos de una acidificación del tejido conjuntivo son muy diversos y se manifiestan a través de un repertorio de síntomas también muy variado. El cuestionario que aparece a continuación te servirá para determinar las probabilidades que tiene tu orga­nismo de estar acidificado. Cuantas más respuestas afirmati­vas señales mayor será la probabilidad de que tu cuerpo esté ácido.


Muestras síntomas de una acidificación ?NO
¿Sufres problemas digestivos como estreñimiento, gases o diarrea?
¿Sufres a menudo problemas de acidez estomacal o tiene eructos ácidos?
¿Tienes tendencia al agarrotamiento y las tensiones musculares?
¿Te cuesta conciliar el sueño o consigue dormir muy poco?
¿Padeces enfermedades cutáneas como alergias, eccemas o neurodermitis?
¿Te sientes a menudo agotado e incapaz de concentrarse?
¿Sueles estar nervioso, irritado y “estallas” a la más mínima contrariedad?
¿Tienes frecuentes dolores de cabeza?
¿Eres propenso a caer en estados de ánimo depresivos?
¿Te duelen a menudo las articulaciones o la columna vertebral?
¿Eres muy sensible al frío?
¿Tienes problemas de uñas quebradizas o con manchas o bien sequedad e hipersensibilidad cutánea?
¿Te sientes a menudo débil, cansado y falto de energía?
Tienes hábitos alimenticios ácidos ?
¿Consumes a menudo dulces, chocolate, pasteles, galletas, etc.?
¿Consumes a menudo productos cárnicos y embutidos?
¿Tomas a menudo bebidas azucaradas y/o con gas tales como bebidas de cola o refrescos?
¿Tomas a menudo bebidas alcohólicas?
¿Es el queso un ingrediente frecuente dentro de tu plan de comidas?
¿Guisas a menudo con caldo de carne?
¿Consumes a menudo productos elaborados con harina refinada?
¿Tomas mucho café? ¿Añades mucha sal a sus platos?


¿Es ácido tu estilo de vida?

En estos tiempos tan ajetreados que nos ha tocado vivir, especialmente en los núcleos urbanos, se han ido consolidando toda una serie de costumbres que acidifican el organismo sin que apenas hayamos reparado en ello. ¿Forman también parte de tu estilo de vida…?
NO
¿Apenas dedicas tiempo a la actividad física?
¿Fumas?
¿Acudes pocas veces o nunca a la sauna?
¿No sueles cenar hasta después de las 20.00 horas?
¿No sueles acostarte hasta después de las 23.00 horas?
¿Tienes algo de sobrepeso?
¿No tomas ninguna infusión de hierbas?

¿Qué se puede hacer?: ¡Aportar bases!


Es menester revisar nuestros hábitos alimenticios y nuestras costumbres de vida. Intentar enriquecer nuestra alimentación con nutrientes de pH básico, hacer algo de deporte al aire libre y evitar los excesos en lo que a sustancias excitantes se refiere como alcohol, café y también el tabaco. Además es convenien­te garantizar un aporte adecuado de sustancias minerales de acción basificante, mediante el aporte de un complemento ali­menticio a base de una equilibrada mezcla de minerales bási­cos como son el calcio, el magnesio y el zinc, entre otros.

Equilibrio con sales minerales basificantes

Debemos tener en cuenta que cuantos más elementos minera­les contenga la alimentación más rica en bases es (consultar cuadro sinóptico de alimentos). Para ir sobre seguro en esos períodos en los que no es posible estar pendiente de la alcalinidad de la alimentación o en los que hay que hacer frente a un estrés intenso, lo mejor es recu­rrir a la ingesta de una combinación de bases conveniente­mente equilibrada.
Puede recurrir a una mezcla básica (alcalina) eficaz y equilibra­da. De este modo se reponen las reservas de bases del orga­nismo y se evita la acidificación. Se aconseja una mezcla equilibrada de sales minerales que aporta al organismo minerales que contrarrestan la acidez cor­poral y que por otra parte son esenciales para la salud por sus importantísimas funciones:

CALCIO

Este macromineral es el cuarto componente más abundante en el cuerpo después del agua, las proteínas y las grasas. El calcio corporal total se aproxima a los 1.150 g y un 90 % del mismo se concentra en la masa ósea y en dientes.
El calcio participa en la coagulación, en la correcta permeabili­dad de las membranas y a su vez adquiere fundamental impor­tancia como regulador nervioso y neuromuscular, modulando la contracción muscular (incluida la frecuencia cardíaca), la absorción y secreción intestinal, la liberación de hormonas y el control de la acidez corporal.
Se encuentra principalmente en los productos lácteos, frutos secos, sardinas y anchoas, así como en legumbres y vegetales verdes oscuros (acelga, espinaca y bróculi).
Un claro indicador de carencia de calcio es la osteoporosis, la debilidad ósea y la acidez corporal.

MAGNESIO


El magnesio es un metal alcalinoterroso que representa el segundo catión más importante del sector ¡ntracelular, junto con el potasio, y es el quinto mineral por su abundancia en el organismo.
Este macromineral es componente del sistema óseo, de la den­tadura y de muchas enzimas. Participa en la transmisión de los impulsos nerviosos, en la contracción y relajación de músculos, en el transporte de oxígeno a nivel tisular y participa activa­mente en el metabolismo energético.
Las fuentes de magnesio son el cacao, las semillas y frutas secas, el germen de trigo, la levadura de cerveza, los cereales Integrales, las legumbres y las verduras de hoja.
Su ausencia contribuye a que el cuerpo se acidifique más fácil­mente y se refleja por la aparición de calambres, debilidad muscular, náuseas y convulsiones, entre otros.

SODIO


Este mineral alcalino es necesario esencialmente para regular la presión de los líquidos corporales (presión osmótica) junto con el potasio.
El sodio, al actuar en el interior de las células, participa en la conducción de los Impulsos nerviosos, regula el reparto de agua en el organismo e interviene en la transmisión del impul­so nervioso a los músculos.

MANGANESO


Se sabe que este micromineral está relacionado con la forma­ción de los huesos, el desarrollo de tejidos y la coagulación de la sangre, con las funciones de la insulina, la síntesis del colesterol y como activador de varias enzimas.
El manganeso se encuentra en frutas secas, granos integrales, las semillas de girasol y de sésamo, la yema de huevo, legum­bres y verduras de hojas verdes.
La carencia de manganeso en el organismo puede generar len­to crecimiento de uñas y cabellos, despigmentación del pelo, mala formación de huesos y puede provocar un aumento de la acidificación corporal y una disminución en la tolerancia a la glucosa.
El exceso de manganeso ingerido por alimentación no ha demostrado tener efectos adversos.

ZINC

En el organismo se encuentran presentes aproximadamente entre 2 y 3 gramos de este micromineral alcalino que participa en el funcionamiento de 70 enzimas, entre las cuales se encuentran las del metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, además de en la síntesis de la insulina, el ADN y algunas otras.
Cumple también funciones aliviando alergias, aumenta la Inmunidad natural contra infecciones bacterianas y destruye elementos tóxicos como el cadmio que ingresa al organismo a través del humo del cigarro.
Se encuentra en el pescado, los lácteos, la yema de huevo, las legumbres secas y los cereales integrales.
Los niveles de zinc en el organismo se ven disminuidos por consumo de tabaco, café y el alcohol en exceso. La falta de zinc provoca diversas disfunciones en el organismo y contribuye al aumento de la acidez corporal.

Test de la saliva


El test de la saliva es una prueba que, de manera rápida y sen­cilla, le permitirá evaluar su nivel de acidosis. Esta simple prue­ba del pH de la saliva muestra inmediatamente su estado de iones y en consecuencia el estado de su salud respecto a la posible acidificación corporal.
La tira de papel nos da valores de pH aproximados entre 4.9 y 7.9. Debe saber que si el valor del pH de su saliva está por debajo de 7.0 y por encima de 7.6 puede existir un cierto ries­go para la salud, y es conveniente profundizar en un examen más exhaustivo sobre las causas de la descompensación cor­poral ácido-base.

Cómo usar correctamente la tira reactiva


Los restos de comida, sobre todo el alcohol, el café, la sal y las bebidas gaseosas alteran el pH de la saliva y pueden dar valo­res confusos, por lo que es conveniente esperar al menos una o dos horas para realizar la prueba después de haber comido.
Lo ideal es hacer el test con saliva recién segregada, por lo que debemos tragar la saliva que tenemos en la boca, segregar nueva saliva, volver a tragarla, y sólo la segunda vez que gene­remos nueva saliva utilizarla para humedecer la tira reactiva:

  • Humedezca un trozo de tira reactiva enteramente en su saliva.
  • Compare el color de la tira mojada con el color de la escala adjunta.


Interpretación de los valores de pH


  • Valor pH 7.6: Valor ideal. Se trata de un valor ligeramente alca­lino. Cuidando la alimentación y haciendo algo de ejercicio físi­co podrá mantener este valor.
  • Valor pH entre 7.3 y 7.0: El cuerpo no está ni alcalino ni ácido. Para conseguir el valor recomendado de 7.6 es aconsejable seguir una alimentación equilibrada, pobre en proteínas, y tomar diariamente algún preparado a base de sales básicas.


Estados en los que pueden comenzar a desarrollarse enfermedades crónicas

  • Valor pH 6.4: Es un síntoma de que el cuerpo está aproxima­damente 10 veces más ácido del valor ideal. Es muy aconseja­ble revisar qué tipo de alimentación se realiza e intentar subir el valor del pH hasta el recomendado mediante la toma diaria de sales básicas. Valor pH 6,1: El cuerpo está unas 20 veces más ácido de lo que estaría si el pH fuese ideal. Para subir este valor hasta el ideal, además de revisar atentamente los hábitos alimenticios, debe tomar diariamente un preparado de sales básicas de calidad

Estados de pH en los que ya han podido manifestarse enfermedades crónicas


  • Valor pH 5.5: Este valor nos habla de un cuerpo que está 100 veces más ácido del valor ideal. Las personas con este tipo de acidez deben tomar conciencia de ello, corregir sus costumbres alimenticias y sus hábitos de vida y tomar diariamente un pre­parado de sales básicas que neutralice su acidez.
  • Valor de pH 4.9: Se trata de un cuerpo muy ácido, casi 200 veces más ácido del valor ideal. En tales casos, las personas deben necesariamente tomar conciencia de su estado de aci­dez, quizás realizar ulteriores análisis que confirmen dicho estado y tomar medidas para corregirlo dirigidas al control de su alimentación y sus hábitos de vida, y complementar su die­ta con la toma diaria de un preparado a base de sales básicas de calidad.


CUADRO SINÓPTICO DE ALIMENTOS




Print Friendly and PDF



lunes, 17 de noviembre de 2014

Mousse de bananas

Esta receta es buena para mujeres embarazadas, por su alto contenido en ácido fólico y calcio, que benefician el crecimiento del bebé.

Ingredientes

  • 500 gr. de bananas
  • 300 ml. de nata o crema de leche (35% grasa)
  • 75 gr. de azúcar
  • 1 limón

Procedimiento
  • Comenzamos pelando y troceando las bananas. Luego, las regamos con el zumo del limón para que no se oxiden. Las introducimos en el vaso de la batidora y las trituramos hasta formar un puré.
  • Batimos la crema de leche con la batidora de varillas hasta que esté firme, añadiendo poco a poco el azúcar y con cuidado de no excedernos para que no se corte la mezcla. 
  • Mezclamos el puré de bananas con la crema batida, removiendo con movimientos envolventes hasta que se forme una mousse homogénea.
  • Dejamos una hora en la heladera para que enfríe antes de servir. Decorar al gusto de cada uno.





Print Friendly and PDF



Buñuelos de Crema Pastelera

Los buñuelos admiten muchos rellenos, como la nata, el chocolate o el cabello de ángel. Pero uno de los más ricos es, sin duda, la crema pastelera, que es muy utilizada en repostería por lo bien que combina con las masas.

Ingredientes
  • 50 gr. de azúcar
  • 250 gr. de leche
  • 3 huevos
  • Aceite de girasol
  • 100 gr. de harina
  • 1 naranja
  • 75 gr. de mantequilla
  • Una pizca de sal
  • 20 gr. de harina de maíz
  • 15 gr. de ron, opcional
Preparacion
  1. Para conseguir unos riquísimos buñuelos de crema pastelera, comenzamos realizando la crema pastelera. Para ello ponemos en una cacerola 125 gr. de leche, la yema de un huevo, 20 gr. de harina de maíz, 50 gr. de azúcar y el ron, opcionalmente.
  2. Batimos con la batidora previamente y después ponemos la cacerola a fuego medio, sin dejar de remover con las varillas. Según vayamos dando vueltas, y a medida que se caliente la mezcla, irá cogiendo cuerpo. Cuando veamos que ha espesado lo suficiente apartamos la cacerola del fuego y dejamos que la crema pastelera se enfríe a temperatura ambiente. Reservamos.
  3. Aparte, ponemos en otra cacerola 125 gr. de leche, la mantequilla y la sal, y la ponemos a fuego medio, sin dejar de dar vueltas. Cuando comience a hervir apartamos la cacerola del fuego, echamos la harina, que habremos tamizado previamente, pero de un solo golpe. Volvemos a poner al fuego, sin dejar de mover. Apartaremos del calor cuando hayamos conseguido una masa muy compacta.
  4. Dejamos que la masa se enfríe unos segundos y después le añadimos la crema pastelera, la ralladura de la piel de una naranja y los huevos, que iremos incorporando de uno en uno, removiendo bien antes de añadir el siguiente. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
  5. Ponemos abundante aceite de girasol en una sartén y la dejamos a fuego medio. Mientras se calienta vamos dando forma a los buñuelos con la ayuda de dos cucharas. Cuando el aceite esté caliente vamos echando los buñuelos, incorporándolos en la sartén en tandas no demasiado grandes. Cuando estén hechos, los sacaremos a una fuente forrada en papel absorbente, para eliminar el exceso de grasa.
  6. Existe otra opción que consiste en no mezclar la crema pastelera con la pasta de los buñuelos, sino dar forma a éstos e incorporar después un poco de crema pastelera al interior de los mismos con la ayuda de una manga pastelera de boca fina o una jeringuilla de boca ancha. Después, tendremos que cerrar manualmente los buñuelos, para impedir que la crema pastelera se salga al freírlos.
  7. Podemos rebozar los buñuelos en azúcar o azúcar glas antes de servirlos.

Scones de rúcula y tomates secos

14.11sconsIngredientes:
  • 400 g de harina tamizada
  • 15 g de polvo para hornear
  • ½ cucharada de sal
  • 1 cdita de Azúcar
  • 165 g de manteca fría en cubos pequeños
  • 2 huevos
  • 80 cc de crema liviana
  • Huevo para pintar
  • Semillas de sésamo
  • para espolvorear
Para saborizar la masa básica:
  • 100 g de hojas de rúcula o 70 g de tomates secos macerados.
Preparación:
  • Precalentar el horno a 190° C.
  • Tamizar los ingredientes secos (harina tamizada, polvo para hornear, sal y Azúcar) y mezclar con la manteca formando un arenado.
  • Batir los huevos hasta romper el ligue y añadir la crema, mezclar e incorporar en el bol que contiene el arenado de harina y manteca.
  • Unir e integrar los ingredientes hasta obtener una masa blanda. Para saborizar dividir la masa en dos. A una de las partes incorporar hojas de rúcula procesada y a la otra mitad, tomates secos hidratados y procesados.
  • Integrar muy bien y refrigerar las masas envuelta en film por 30 minutos. Retirar del refrigerador. Estirar cada masa con palote a 1 ½ cm de espesor y replegar sobre si misma. Pasar el palote sobre ella.
  • Pasar los bordes de un cortante circular número tres por harina. Cortar y colocar los scons en una placa.
  • Pintar con huevo y espolvorear con semillas de sésamo, blancas para los de tomates secos y negras para los de rúcula.
  • Hornear. Enfriar y cortar cada uno a la mitad.
  • En una mitad colocar una pequeña porción de queso crema saborizado, un pequeño corte de salmón, jamón crudo o tomates secos o lo que elijas. Decorar con hierbas frescas y tapar con la otra mitad del scon.

Receta de Silvia Valdemoros


Print Friendly and PDF



Lo estás haciendo mal: los 5 errores que más cometemos al usar el aceite de oliva

El aceite de oliva es el tipo de aceite más saludable y nos encanta, pero apenas somos capaces de distinguir entre variedades y calidades y no siempre la utilizamos como es debido.
Hasta hace no mucho el aceite de oliva estaba reservado para aliñar ensaladas y apenas se usaba para guisar (y no digamos para freír), un terreno en el que triunfaba el más humilde aceite de girasol. Hoy en muchas casas se utiliza sólo el aceite de oliva, pero no siempre se saca todo el partido a este oro líquido. Hay cinco errores que solemos cometer al usar este aceite y haríamos bien en conocer para disfrutar por completo de todas sus bondades.

1. Comprar aceite de oliva “suave” pensando que tiene menos calorías

El aceite de oliva “suave” nunca es virgen (no está formado en un 100% por zumo de aceituna), sino que es una mezcla de aceites de oliva refinados y aceites de oliva vírgenes. Su suavidad sólo se refiere al grado de acidez, que es menor que en otros aceites de sabor “intenso” pues lleva una menor cantidad de aceite de oliva virgen; pero esto nada tiene que ver con su poder calórico. Todos los aceites de oliva (vírgenes o no) tienen aproximadamente las mismas calorías, unas 884 por cada 100 gramos.

2. No usar el aceite de oliva virgen extra para cocinar

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es el de mayor calidad, pues sólo contienen zumo de aceituna de calidad superior y menos de un grado de acidez, pero es también el más caro. Es por esto que en la mayoría de los hogares se reserva en exclusiva para aliñar ensaladas o tomar en crudo en el desayuno. Pero las cuestiones de ahorro nada tienen que ver con la conveniencia de usar este aceite para cocinar: en muchos platos aporta un sabor inconfundible y no hay ninguna razón para no utilizarlo.
Es cierto que el AOVE se quema a menor temperatura que otros aceites de oliva refinados y no digamos que otros aceites como el de girasol o el de sésamo (que es el que más se utiliza para cocinar al wok, dadas las altas temperaturas que alcanza el aceite en este tipo de utensilios). EL AOVE se empieza a quemar en torno a los 200 grados pero, si no tenemos pensado alcanzar esa temperatura (y no la alcanzaremos en la mayoría de guisos), se puede utilizar perfectamente.

3. Dejar el aceite al lado de los fuegos de la cocina

Este error es extremadamente común. Dado que el aceite de oliva se utiliza para cocinar es cómodo tenerlo junto a los fuegos, pero esto puede hacer que se eche a peder. El aceite de oliva debe conservarse en un lugar fresco y seco, en el que no dé el sol y no haga excesivo calor. Lo mejor, además, es guardarlo en un recipiente opaco.

4. Usar variedades concretas para empleos inadecuados

Al igual que el vino, el aceite de oliva varía en función del tipo de aceituna del que se ha extraído. Las cuatro principales variedades de aceites (que, además, pueden mezclarse entre ellas) son hojiblanca, picual, arbequina y cornicabra, y cada una tiene sus propias características. El aceite hojiblanca, por ejemplo, es fuerte e intenso, perfecto para consumir en crudo, pero poco recomendable para cocinar; el aceite picual, por otro lado, es el mejor para freír (sí, se puede freir con aceite de oliva si no necesitamos que alcance una temperatura demasiado alta) o para guisar.

5. Comprar grandes cantidades que no vas a consumir rápido

El aceite de oliva es mucho más económico cuando se compra en garrafas de 5 litros, pero antes de lanzarnos a comprar como locos cuando vemos un buen aceite en oferta debemos pensar cuánto aceite consumimos en casa. Una vez abierto, el aceite debe consumirse en unas 6 semanas. No es que se ponga malo pasado este tiempo, pero a partir de esta fecha empieza a perder parte de sus cualidades. 

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-11-17/lo-estas-haciendo-mal-los-5-errores-que-mas-cometemos-al-usar-el-aceite-de-oliva_455198/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook


Print Friendly and PDF



jueves, 13 de noviembre de 2014

Gruit

Cerveza elaborada con gruit
acorde con las reglas del siglo XII.
Guit es la mezcla de hierbas que aromatizaba la cerveza antes del empleo del lúpulo.
El empleo de lúpulo en la historia de la cerveza es relativamente reciente en su devenir. Anterior al siglo XII se aromitazaba la cerveza con mezclas de hierbas diversas (generalmente mezclas secretas). El empleo de lúpulo marcó un hito ya tiene propiedades conservantes que mantienen la cerveza en sus recipientes, además de proporcionar un sabor amargo característico.
Poco se sabe de la mezcla original denominada gruit (en latín: materium cerevisae), debido a que había composición de diversas mezclas, cada una de ellas secreta para actuar como firma única de la cerveza. Las hierbas podrían ser generalmente mirto (myrtus communis) o mirto de turbera (Myrica gale), artemisa (artemisia vulgaris), milhojas (Achillea millefolium), hidra (Glechoma hederacea), marrubio (Marrubium vulgare), brezo (Calluna vulgaris). Otras hierbas con menos aparición eran beleño (Hyoscyamus niger), bayas de enebro (Juniperus), comino (Carum carvi), jengibre (Zingiber officinale).




Perek Pites (tortillitas)

Foto de la Web
El Περέκ πίτες (Perek Pites) tradicional de los Pontos.
Son tortillas similares a las famosas tortillas mexicanas (de trigo, no de maiz) y las que se comercializan con el nombre de Rapiditas Bimbo.

Ingredientes:
  • 1 kilo de harina
  • 600 g de agua.
  • 10 g de sal.
Preparacion:

  1. En un bol, añadir la sal, la harina y el agua. Mezclar lentamente y amasar hasta obtener una masa homogénea.
  2. Luego deje reposar la masa cubierta con un paño durante aproximadamente 1 hora.
  3. Luego divida la masa en pequeñas bolas (60 g.) y las estiramos con un rodillo sobre una superficie enharinada.
  4. Horneamos por ambos lados la tortilla en una sartén hasta tostar.

El Perec cocinado de diversas maneras, y se mantiene en esta forma en un lugar fresco durante aproximadamente 1 año.
Antes de utilizar suelen humedecerse para que no se quiebren.



Adjika (Atzika)

Foto de la web
Adjika (Atzika) es una pasta de chile rojo, ajo y hierbas que se suele usar para acompañar carnes, papas o sándwiches.
Esta preparación es tradicional en varias zonas del Asia Menor y se lo puede encontrar como típica en la cocina de los pontos como en la de países como Giorgia o Absajia.
Cuentan que los científicos sostienen que los habitantes del Cáucaso y Abjasia deben su longevidad a la utilización de atzika en su dieta.

Receta básica:
  • Pimientos rojos 1kg 
  • Semillas de cilantro 50-70gr 
  • 300gr de ajo 
  • Lupulo 100gr 
  • 200gr nueces 
  • 300gr de sal gruesa 
  • canela 

Picar los pimientos y se mezcla con otros materiales. Batir en un mortero o en la licuadora. (Si usted pone pimientos secos, primero tiene que remojar en agua)

Аджика. Рецепты долголетия(Adzhika. Recetas longevidad)

video


Print Friendly and PDF



Tsachlama o Ayran

El tsachlama (τσαχλαμά) es una bebida característica de varios países, zonas y culturas relacionadas historicamente.
Ayran (αριάνι) (IPA: [aɪˈran]) (Turco: ayran; Kazako Айран; Búlgaro: айрян o a veces мътеница / бърканица; Macedonio: матеница, аjрaн; Griego: Αϊράνι; Armenio: Թան; Asirio: Döweh; Albano: Dhallë) es una bebida muy popular en Turquía, Armenia, los Balcanes, y en el Medio Oriente. Variantes de esta bebida se toman por toda Asia Occidental y Meridional con diferentes nombres. Está compuesta, básicamente, de yogur y de agua. El yogur utilizado proviene de leche de oveja y tiene un sabor espeso, sabroso y ligeramente ácido (en ocasiones mediante el uso añadido de unas gotas de zumo de limón). Se suele tomar con sal e incluso ajo molido. Esta bebida se sirve fría y se toma como acompañamiento durante las comidas.

Ingredientes:
  • 250 gramos de yogur "griego" (son dos potes normales de postre, cada uno de 125 gramos)
  • 1 litro de agua fría
  • 1 cucharada de postre de sal
Es preciso indicar que debemos utilizar el tipo de yogur que encontramos en el este de Europa y en Turquía, es decir, sin azúcar y cremoso. Lo más parecido que podemos encontrar en la parte Occidental es el yogur denominada griego siempre y cuando no lleve azúcar.

Vertemos el yogur y el agua fría en una jarra o pote donde podamos mezclarlo con facilidad. Para ello emplearemos una batidora de varillas agitando la mezcla hasta que no queden grumos. Otra forma de hacerlo es, si disponemos de un contenedor hermético tipo tupper, agitarlo como si fuera una coctelera. Este último método consigue una textura muy fina con menos esfuerzo que las varillas y además añade aire como tercer elemento de la mezcla consiguiendo una superficie llena de burbujas que hacen el sabor más agradable. Finalmente incorporamos una cucharada de postre de sal, siendo conveniente que probemos el resultado para no quedarnos insípidos ni pasarnos.

El Ayran se puede beber con las comidas - en este caso se añade más agua para hacerlo más ligero - o bien tomarlo a cualquier hora como un refresco cualquiera.

Varénika (los ravioles pontos)

Para explicarlo de una forma sencilla podríamos decir que estas pastas tienen la forma de una pequeña empanda y se hacen hervidas como los ravioles; son ravioles con forma de empandas.
Es un plato típico en la cocina de los griegos pontos y, como tantos otros platos, de toda unos zona  o región. Poner una frontera difícil y molesto.
Hay algunas variaciones de una región a otra, por ejemplo, rellenos con huevo batido o con queso feta; también combinación de ambos. Los hay rellenos con salteado de carne y cebolla.
Se suelen servir con mantequilla derretida y se puede acompañar con τσαχλαμά (Ayran) o yogur, para que sea más ligero en el estómago.

Ingredientes:

Para la masa
  • 1 taza de agua
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de sal
  • harina

Para el relleno
  • Queso feta o 400-500gr
  • pimienta molida

Para servir
  • 150gr vaca mantequilla derretida

Al cocinar agregar un poco de aceite para evitar que se peguen

En un bol, poner el agua, la sal y el huevo. Agregar harina tamizada de a poco y amasar hasta obtener una masa suave que no se pegue. Cuando esté listo, deje reposar la masa y preparar el relleno. Desmenuzar el queso y añadir pimienta recién molida, revolver.

http://www.anatoly.gr/2011/10/09/
Dividimos la masa en bolas que aplastaremos con un rodillo y cortarmos en forma circular, como las tapas de empanadas. Rellenamos con 1 cucharadita de la mezcla de queso y doblamos la masa para formar una media luna, aplastamos los bordes con un tenedor.

http://www.anatoly.gr/2011/10/09/

http://www.anatoly.gr/2011/10/09/
Una vez terminado este proceso, cubrimos con un pañoy dejar que el Varénika durante 1 hora.
Finalmente colocamos una olla con agua, sal y un poco de aceite, cuando el agua hierve, poner cuidadosamente la pasta y cocer durante 7-10 minutos. Al comienzo se irán hacia el fondo de la olla pero luego subiran a la superficie.
Los retiramos con una espumadera, escurrimos y colocamos en una bandeja. Rocíamos con mantequilla y servirmos caliente.




Print Friendly and PDF



Foustoron (omelette ponto)

Comida tradicional del pueblo Ponto (griegos pontos) que, como tantas otras, puede verse en otras zonas de la region. Poner una frontera es algo imposible y bastante odioso.


INGREDIENTES

  • 4 huevos
  • un poco de mantequilla
  • 1 taza de leche
  • 1 pedazo queso feta (el queso griego) / reemplazar por queso blanco o ricota.
  • Sal, pimienta y orégano

En un bol, romper los huevos uno por uno; batir con la batidora y añadir la leche, la sal, la pimienta y el orégano.
Desmenuzar el queso feta en el recipiente. Añadir más queso en función de nuestros gustos.
Freír la tortilla en un poco de mantequilla y servir.



Print Friendly and PDF



miércoles, 12 de noviembre de 2014

Kurabie

Si bien esta receta, como sucede con otras preparaciones, son consideradas clásicas de la cocina albanesa o griega en realidad abarca la costumbres culinarias de varios países de la región. Poner una frontera es algo imposible y bastante odioso.

Kurabie son crujientes galletas de mantequilla, muy tiernas y quebradizas, hay una gran variedad de Kurabie, la receta base es muy sencilla, solo 4 ingredientes, mantequilla (de muy buena calidad), harina, azúcar y huevo.

Ingredientes (6 comensales)

  • 200 gr de mantequilla
  • 4 cds de azúcar
  • 500 gr de harina común
  • esencia de vainilla
  • 200 gr de nueces picadas o almendras picadas
  • azúcar impalpable c/n

Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que este cremosa, agregamos la esencia de vainilla y mezclamos bien, poco a poco agregamos la harina hasta formar una masa, agregamos las nueces y amasamos bien hasta que queden bien integradas.
Sobre una mesa limpia amasamos y damos forma de cilindros, los enharinamos y cortamos del mismo ancho, los colocamos sobre una placa enmatequillada manteniendo distancia entre uno y otro
Llevamos a horno moderado hasta que estén dorados los sacamos y espolvoreamos con azúcar impalpable en abundancia.



Print Friendly and PDF



Melomakarono

El melomakarono (en griego μελομακάρονο o μελομακάρουνο; plural melomakarona) es un pastel griego hecho principalmente de harina, aceita y miel. Otros ingredientes son la sémola, el azúcar, la cáscara o el zumo de naranja, el brandy, la canela y otras hierbas. Es un dulce imprescindible en los hogares griegos por Navidad.
Si bien esta receta, como sucede con otras preparaciones, son consideradas clásicas de la cocina griega en realidad abarca la costumbres culinarias de varios países de la región. Poner una frontera es algo imposible y bastante odioso.

INGREDIENTES

Para las galletas:

  • 1 taza de aceite de oliva
  • Aceite vegetal 1 taza
  • 3/4 taza de azúcar
  • Cáscara de una naranja
  • Jugo de naranja 3/4 taza
  • 1/4 taza de brandy
  • 2 cucharaditas Levadura en polvo
  • 1 cdta. bicarbonato
  • Una pizca de sal
  • 7 1/2 tazas de harina para todo uso
  • 3/4 taza de nueces, trozos grandes de tierra
  • Canela en polvo para espolvorear

Para el almíbar:

  • 1 taza de miel
  • 1 taza de azúcar
  • 1 1/2 tazas de agua
  • 1 palo de canela
  • 3-4 clavos enteros
  • 2.1 pulgadas corteza trozo de limón
  • 1 cdta. zumo de limón
Receta Simplificada

Para las galletas:
  • 2 tazas de aceite de oliva
  • 3/4 taza Jugo de naranja
  • 1/4 taza de brandy
  • ¾ de azúcar
  • 7-8 tazas de harina cernida
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
Para untarlas:
  • 2 tazas de miel
  • 1 taza de agua
  • 500 grs de nueces partidas
  • canela
Preparación

Precaliente el horno a 350 grados.

En un tazón pequeño, con los dedos, combine la ralladura de naranja con el azúcar - frotar los granos como si estuviera jugando con arena para liberar los aceites de naranja en el azúcar.
Usando una batidora eléctrica, batir el aceite con el azúcar de naranja hasta que estén bien mezclados. En un recipiente aparte, tamizar la harina con el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio y la sal.

Añadir el jugo de naranja y el brandy de mezclador y mezclar bien.

Poco a poco incorporar la harina taza por taza hasta que la mezcla forme una masa que no está demasiado suelta, pero no del todo firme tampoco. Será densa y húmeda pero no pegajosa. Una vez que se incorpora la harina de detener completamente la mezcla.

Para rodar las galletas, pellizcar una porción de masa de aproximadamente el tamaño de una nuez. Forma en sus palmas en una forma oblonga suave, casi como un huevo pequeño. Colocar en una bandeja para hornear galletas sin engrasar. Forma y rodar las galletas hasta que se llene la hoja.

Pulse los dientes de un tenedor grande en un patrón cuadriculado en el centro de cada galleta. Esto aplanar ligeramente en el centro. Las cookies tienen que parecerse a los de óvalos ligeramente aplanadas cuando van en el horno.

Hornear en un horno precalentado a 350 grados durante 25 - 30 minutos hasta que se dore ligeramente. (Las cookies se oscurece cuando se sumerge en el jarabe.)

Mientras que las galletas están horneando, preparar el jarabe.

En una cacerola, combine la miel, el azúcar, el agua, la canela, el clavo de olor, y la cáscara de limón. Llevar la mezcla a ebullición y luego bajar el fuego y cocine por unos 10 a 15 minutos. Retire la canela, el clavo de olor, y la cáscara de limón y revuelva en el jugo de limón.

Coloque las nueces molidas en un plato poco profundo o cuenco junto a la tapa de la estufa. Cuando las galletas salen del horno y mientras están todavía muy caliente, flotar cuidadosamente las galletas en el almíbar y permitir que las cookies para absorber el jarabe en ambos lados.

Usando un tenedor o espátula pequeña, eliminar la cookie del jarabe y colocar en una bandeja o plato. Nueces de Prensa de tierra ligeramente en las tapas de las galletas (jarabe ayudará a que se adhiera) y espolvorear con un poco de canela en polvo.

No refrigere Melomakarona ya que se endurezca. Conservar en un recipiente hermético a temperatura ambiente.



Print Friendly and PDF



BlogBooker

Turn your Blog into a PDF Book/Archive.


BlogBooker